La Fraternidad Sacerdotal San Pío X (FSSPX)

Este artículo contiene contenido usado de autores: Hno. Pedro Dimond y Hno. Miguel Dimond de Monasterio de la Sagrada Familia / vaticanocatolico.com

El siguiente artículo contiene una explicación detallada de las posiciones de la FSSPX, y demuestra por qué no son coherentes con la doctrina católica en diversos ámbitos. Incluye una colección de citas poco conocidas del arzobispo Lefebvre que demuestrán que él estaba a punto de abrazar la posición sedevacantista. También muestra cómo la FSSPX sostiene que las almas se pueden salvar en las religiones no católicas, cosa que es herejía.

Arzobispo Marcel Lefebvre
El fundador de la FSSPX, arzobispo Marcel Lefebvre

La posición de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X (FSSPX)

Arzobispo Lefebvre (fundador de la FSSPX) y los cuatro obispos que consagró[1] el 30 de junio de 1988

Nos enfrentamos con a un dilema gravísimo que, creo yo, esto nunca ha existido en toda la historia de la Iglesia: que el que está sentado en la Sede de Pedro participe en cultos de falsos dioses. ¿Qué es lo que debemos concluir, quizá dentro de algunos meses, ante estos actos repetidos de comunicación con falsos cultos? No lo sé. Pero sí me lo pregunto. Será posible que esteremos obligados en creer que este Papa no es Papa[2] (Arzobispo Lefebvre, sermón en la fiesta de Pascua de 1986).

[Nota: Lo que se dice en esta sección no sólo se aplica a la Fraternidad Sacerdotal San Pío X, sino a muchos otros grupos “tradicionalistas” independientes de similar mentalidad que se resisten a la apostasía del Vaticano II y la Nueva Misa por sostener posiciones similares a la FSSPX.]

La FSSPX es una orden de sacerdotes “tradicionalistas” fundada por el fallecido arzobispo Marcel Lefebvre. Lefebvre fue un arzobispo en Francia que resistió a muchas cosas de la religión post-Vaticano II, reconociendo que eran desviaciones del catolicismo tradicional. Él reconoció que la Nueva Misa era protestante y opuesta a la Tradición. También se opuso a las herejías del “ecumenismo” y la de libertad religiosa, enseñadas en el Vaticano II. Fundó seminarios para la formación de sacerdotes que celebraban exclusivamente la Misa tradicional, y los ordenó en el rito tradicional de ordenación. Para ello, tuvo que permanecer independiente de los antipapas del Vaticano II, a pesar que continuó tomando la posición de que eran Papas legítimos que ejercían el oficio del papado. También se mantuvo independiente de estar en comunión con aquellos “obispos” que se unieron a la nueva religión. El 30 de junio de 1988, Lefebvre decidió consagrar – independientemente de los antipapas del Vaticano II – a cuatro obispos en el rito tradicional de consagración episcopal, con el fin de que estos obispos pudieran continuar ordenando sacerdotes en el rito tradicional. Él fue “excomulgado” por Juan Pablo II dentro de 72 horas, a pesar de que (como ya lo hemos discutido) ningún político importante que está a favor del aborto ha sido excomulgado por ninguno de los antipapas del Vaticano II.

La FSSPX cuenta con muchos lugares en todo el mundo donde se oficia la Misa tradicional, y es una fuerza influyente importante que suministra los sacramentos a los que profesan ser católicos de pensamiento tradicionalista. Queremos enfatizar que la FSSPX hace muchas cosas buenas; ella ha sido un camino por el cual muchos se han introducido y han regresado a la fe católica tradicional. Sin embargo, en varios aspectos las posiciones de la FSSPX son, desgraciadamente, heréticas y contrarias a la fe católica. En primer lugar, la FSSPX sostiene y enseña que las almas se pueden salvar en religiones no católicas, lo cual es herético.

P. Schmidberger, Time Bombs of the Second Vatican Council [Bombas de Tiempo del Segundo Concilio Vaticano], edición inglesa, Angelus Press [FSSPX estadounidense], p. 10: “Señoras y señores, está claro que los seguidores de otras religiones se pueden salvar en determinadas condiciones, es decir, si están en un error invencible”.

Arzobispo Marcel Lefebvre, Agaisnt the Heresies [Contra las Herejías], Angelus Press [FSSPX estadounidense], p. 216: “Evidentemente, se debe hacer ciertas distinciones. Las almas se pueden salvar en una religión distinta de la religión católica (protestantismo, islam, budismo, etc.), pero no por esa religión”.

Estas declaraciones constituyen una herejía flagrante contra el dogma fuera de la Iglesia no hay salvación; sin embargo, están impresas en los libros de mayor venta de la FSSPX. De hecho, casi todos los sacerdotes que, incluso celebran la misa tradicional, sostienen esta misma herejía.

Papa Gregorio XVI, Summo iugiter studio, #2, 27 de mayo de 1832: “Finalmente, algunas de estas personas descarriadas intentan persuadirse a sí mismas y a otros que los hombres no se salvan sólo en la religión católica, sino que incluso los herejes pueden obtener la vida eterna[3].

Además, si bien que la FSSPX resiste a la apostasía del Vaticano II, ella mantiene obstinadamente una fidelidad a los “obispos” manifiestamente heréticos del Novus Ordo – la Iglesia del Vaticano II –, como se mencionó anteriormente. Sin embargo, al mismo tiempo, la FSSPX no actúa en comunión con los que ellos llaman “la Nueva Iglesia” – la Iglesia del Novus Ordo –, o sea los “obispos” y “Papas” (que en realidad son antipapas) de la Iglesia del Vaticano II. Su posición es una contradicción. Es una afrenta a la enseñanza católica en tres aspectos: 1) Ellos reconocen como católicos a herejes manifiestos (los obispos del Novus Ordo y los antipapas del Vaticano II) que tienen autoridad en la Iglesia, lo cual es herético. Ellos tienen que reconocer que estos obispos heréticos están fuera de la Iglesia y no tienen ninguna autoridad en absoluto.

Papa León XIII, Satis Cognitum (#9), 29 de junio, 1896: “La práctica de la Iglesia siempre ha sido la misma, tal como lo muestran las enseñanzas unánimes de los Padres, quienes estaban acostumbrados a considerar como FUERA DE LA COMUNIÓN CATÓLICA Y FORÁNEOS A LA IGLESIA A QUIEN QUIERA QUE SE APARTE HASTA EN EL MÁS MÍNIMO GRADO DE CUALQUIER PUNTO DE LA DOCTRINA PROPUESTO POR SU MAGISTERIO AUTORITARIO.”

San Roberto Belarmino, De Romano Pontifice, lib. II, cap. 30: “Por último, los Santos Padres enseñan unánimemente que no sólo los herejes están fuera de la Iglesia, sino también están privados “ipso facto” de toda jurisdicción y dignidad eclesiástica”.

San Roberto Belarmino, De Romano Pontifice, II, 30: “Un Papa que se manifieste hereje, por ese mismo hecho (per se) cesa de ser Papa y cabeza, así como por lo mismo deja de ser un cristiano y miembro de la Iglesia. Por tanto, él puede ser juzgado y castigado por la Iglesia. Esta es la enseñanza de todos los Padres antiguos, que enseñaban que los herejes manifiestos pierden inmediatamente toda jurisdicción”.

2) La FSSPX obstinadamente opera fuera de la comunión con la jerarquía del Novus Ordo, a pesar que la reconoce como la jerarquía católica. Esto es realmente cismático. De hecho, la FSSPX se niega abiertamente estar en comunión con la Iglesia del Novus Ordo (véase abajo), ¡a pesar de que reconoce la jerarquía del Novus Ordo como verdadera jerarquía católica!

Arzobispo Marcel Lefebvre, Declaración de agosto de 1976: “Todos aquellos que cooperen en la realización de este trastorno y se adhieren a esta nueva iglesia conciliar entrarán en cisma, como su excelencia Mons. Benelli lo señaló en su carta que me mando en nombre del Santo Padre el pasado 25 de junio”. (Citado en Sacerdotium)

P. Franz Schmidberger, ex superior general de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X: “Nunca hemos querido pertenecer a este sistema que se llama a sí misma la iglesia conciliar, y se identifica con el Novus Ordo Missae (…) Los fieles en realidad tienen todo el estricto derecho en saber que los sacerdotes que los apoyan no están en comunión con una falsa iglesia”. (Citado en Sacerdotium)

The Angelus, Publicación oficial de la Fraternidad Sacerdotal de San Pío X (FSSPX) estadounidense, mayo de 2000: “Esta corriente de renovación que ha dado a luz a una nueva iglesia en el seno de la Iglesia católica, a la que mismo Mons. Benelli llama la iglesia conciliar’, cuyos límites y caminos son muy difíciles de definir, (…) Contra esta iglesia conciliar se encuentra nuestra resistencia. Nosotros no le negamos nuestra fidelidad al Papa como tal, sino a esta iglesia conciliar, ya que sus ideas son ajenas a las de la Iglesia católica”[4].

¡Negarse estar en comunión con la Iglesia del Novus Ordo y no con la cabeza de la Iglesia del Novus Ordo es como decir que uno se niega estar en comunión con el partido comunista, pero no con el jefe del partido comunista! Es una contradicción.

Por otra parte, por su reconocimiento de los “Papas” y “obispos” del Vaticano II como la jerarquía católica, la FSSPX está en comunión con esta “iglesia impostora”. A su vez, la FSSPX está en cisma con esta “falsa iglesia”, porque descaradamente se niega estar en comunión con los miembros de esta Iglesia, como vemos arriba. (Si suena contradictorio, es porque lo es.) La posición es cismática.

Canon 1325 §2, Código de Derecho Canónico de 1917: “Si alguien después de haber recibido el bautismo (…) se rehúsa someterse al Sumo Pontífice o se niega a comunicarse con los miembros de la Iglesia que le están sometidos, es cismático”.

San Ignacio de Antioquia, Carta a los Tralianos, (110 d.C.): “El que está dentro del santuario es puro; pero aquel que está fuera del santuario no es puro. En otras palabras, cualquier persona que actúa sin el obispo y el presbiterio y los diáconos no tiene limpia la conciencia[5].

Durante décadas, la FSSPX ha actuado obstinadamente fuera de la comunión con los “obispos” y el “Papa” que consideran ser la jerarquía católica. Esto es cismático.

San Jerónimo, Comentarios sobre la epístola a Tito, (386 d.C.): “Entre la herejía y el cisma hay una distinción que hacer: la herejía profesa un dogma corrompido; mientras que el cisma separa de la Iglesia a causa de un desacuerdo con el obispo[6].

3) La FSSPX sostiene que la Iglesia católica se ha convertido en una “Nueva Iglesia”, una secta modernista – una secta no católica en la que abunda la herejía y la apostasía – lo cual es imposible. La Iglesia es la Esposa inmaculada de Cristo, que no puede enseñar oficialmente el error.

Papa Pío XI, Mortalium animos, # 16, 6 de enero de 1928: “Nunca, en el transcurso de los siglos, se contaminó esta mística Esposa de Cristo, ni podrá contaminarse jamás, como dijo bien San Cipriano: ‘No puede adulterar la Esposa de Cristo; es incorruptible y fiel. Conoce una sola casa y custodia con casto pudor la santidad de una sola estancia’”[7].

Papa Pío XI, Quas primas, # 17, 11 de diciembre de 1925: “Además, entre los beneficios que produce el público y legítimo culto de la Virgen y de los Santos no debe ser pasado en silencio el que la Iglesia haya podido en todo tiempo rechazar victoriosamente la peste de los errores y herejías[8].

Papa Pío IX, Concilio Vaticano I, sesión 4, cap. 4, ex cathedra: “…a sabiendas que esta Sede de San Pedro siempre permanece libre de cualquier error, según la promesa divina de nuestro Señor y Salvador al príncipe de sus discípulos: ‘Yo he rogado por ti [Pedro] a fin de que no desfallezca tu fe; y tú, una vez convertido, confirma en la fe a tus hermanos’ (Lc. 22, 32)”[9].

Por ejemplo, la FSSPX rechaza incluso las solemnes canonizaciones de los que ellos reconocen ser los “Papas” del Vaticano II. Esta posición es terriblemente cismática, ya que afirma que un verdadero Papa y la Iglesia católica incurrieron oficialmente en un error al canonizar a los santos.

San Alfonso Ligorio, El Gran Medio de la Salvación y Perfección, 1759, p. 23: “Suponer que la Iglesia pueda errar en la canonización, es un pecado, o es una herejía, según San Buenaventura, Belarmino, y otros; o a lo menos cercano de la herejía, según Suárez, Azorio, Gotti, etc.; porque el Soberano Pontífice, según Santo Tomás, se guía de una manera especial por la influencia infalible del Espíritu Santo cuando canoniza a los santos[10].

Papa Benedicto XIV: “Si alguien se atreviera afirmar que el Pontífice ha errado en esta o aquella canonización, Nos decimos que aquel es, si no un hereje, por lo menos un temerario, un escandaloso para toda la Iglesia, un insultador de los santos, un favorecedor de los herejes que niegan la autoridad de la Iglesia en la canonización de los santos, saboreando la herejía por dar a los incrédulos ocasión de burlarse de los fieles. Ese tal afirma una opinión errónea y será objeto de sanciones muy graves”[11].

Debido a que muchos tienen un gran respeto por la FSSPX, ellos se han dejado llevar en la misma posición cismática. Todas estas falsas posiciones sobre la situación post-Vaticano II son el resultado de la falta de voluntad por parte de la FSSPX en ver la verdad de que la secta del Vaticano II es una falsa Iglesia de arriba a abajo, y que en realidad los “Papas” post-Vaticano II son unos antipapas inválidos.

Algunas declaraciones muy interesantes del arzobispo Lefebvre que expresan su opinión de que los “Papas” del Vaticano II no podrían ser Papas válidos

No importando qué tan ilógica es su actual posición – ni qué tan clara es la evidencia a favor de la posición sedevacante – la FSSPX sigue (incluso hasta en esta última etapa de la apostasía del Vaticano II) publicando libros y tratados que atacan la posición sedevacante. No se dan cuenta que el fundador de su Fraternidad, el arzobispo Lefebvre, hizo numerosas declaraciones que demuestran que él estaba al borde de la posición sedevacante en las décadas de 1970 y 1980. Estas citas deben ser conocidas por los miembros de la Fraternidad Sacerdotal de San Pío X.

Arzobispo Lefebvre, 4 de agosto de 1976: “El Concilio [Vaticano II] dio la espalda a la Tradición y rompió con la Iglesia del pasado. Es un concilio cismático (…) Si estamos seguros de que la fe enseñada por la Iglesia durante veinte siglos no puede contener ningún error, estamos aún menos seguros que el Papa sea verdaderamente Papa. La herejía, el cisma, la excomunión ipso facto, o la elección inválida son todas causas que pueden significar que el Papa nunca fue Papa, o que ya no es Papa (…) Porque, últimamente, desde el comienzo del pontificado de Pablo VI, la conciencia y la fe de todos los católicos se ha enfrentado con un grave problema. ¿Cómo es que el Papa, el sucesor de Pedro, que puede contar con la asistencia del Espíritu Santo, pueda oficiar la destrucción de la Iglesia – la destrucción más radical, rápida y divulgada de su historia – algo que ningún heresiarca jamás haya logrado?”[12]

Arzobispo Lefebvre, sermón, 29 de agosto de 1976: “El nuevo rito de la Misa es ilegítimo, los sacramentos son ilegítimos, los sacerdotes que salen de los seminarios son ilegítimos…”[13].

Arzobispo Lefebvre, reunión con Pablo VI, 11 de septiembre de 1976: “[El documento del Vaticano II sobre la libertad religiosa] contiene pasajes que son contradictorios, palabra por palabra, con lo que fue enseñado por Gregorio XVI y Pío IX[14].

Arzobispo Lefebvre, sermón, 22 de febrero de 1979: “En la medida en que se opone a la Tradición, rechazamos el Concilio [Vaticano II][15].

Arzobispo Lefebvre, sermón, Pascua de 1986: “Esta es la situación en la que nos encontramos. Yo no la he creado. ¡Moriría para que no ocurriera! Nos enfrentamos con a un dilema gravísimo que, creo yo, esto nunca ha existido en toda la historia de la Iglesia: que el que está sentado en la Sede de Pedro participe en cultos de falsos dioses. ¿Qué es lo que debemos concluir, quizá dentro de algunos meses, ante estos actos repetidos de comunicación con falsos cultos? No lo sé. Pero sí me lo pregunto. Será posible que esteremos obligados en creer que este Papa no es Papa. Porque me parece que en principio – ya que todavía no quiero decirlo solemne y públicamente –es imposible que un Papa sea pública y formalmente herético”[16].

Arzobispo Lefebvre, sermón, 27 de agosto de 1986: “El que ahora se sienta en el trono de Pedro se burla públicamente del primer artículo del Credo y del primer mandamiento del Decálogo [los diez Mandamientos]. El escándalo que se les da a los católicos no se puede medir. La Iglesia es sacudida hasta sus cimientos”[17].

Arzobispo Lefebvre, sermón, 28 de octubre de 1986: “Juan Pablo II ha instado a las falsas religiones que oren a sus falsos dioses: ello es una humillación sin precedente e intolerable para los que siguen siendo católicos…”[18].

Arzobispo Lefebvre, reunión con el “cardenal” Ratzinger, 14 de julio de 1987: “Si hay un cisma, eso es por lo que el Vaticano hizo en Asís (…) ser excomulgado por una Iglesia liberal, ecuménica y revolucionaria es para nosotros una cuestión indiferente[19].

Arzobispo Lefebvre, reunión con el “cardenal” Ratzinger, 14 de julio de 1987: “Roma ha perdido la fe. Roma está en apostasía[20].

Arzobispo Lefebvre, 29 agosto de 1987: “La Sede de Pedro y los puestos de autoridad en Roma [están] ocupados por anticristos, la destrucción del Reino de nuestro Señor se está llevando a cabo con rapidez (…) Esto es lo que ha hecho caer sobre nuestras cabezas la persecución de la Roma de los anticristos[21].

Arzobispo Lefebvre, declaración a la prensa antes de las consagraciones episcopales de 1988: “La Iglesia continúa en comunión con todas las falsas religiones y la herejía (…) en el horror (…) Para proteger el sacerdocio católico que perpetúe la Iglesia y no una Iglesia adúltera, tiene que haber obispos católicos”[22].

Arzobispo Lefebvre, hablando de los líderes de la secta del Vaticano II: “No podemos trabajar juntos con estos enemigos del reinado de nuestro Señor[23].

Arzobispo Lefebvre, hablando de los líderes de la secta del Vaticano II: “No podemos seguir a estas personas. Ellos están en la apostasía, ellos no creen en la divinidad de nuestro Señor Jesucristo, que debe reinar. ¿Qué sacamos con esperar? ¡Hagamos la consagración!”[24]

-Algunos otros puntos importantes con respecto a las posiciones de la FSSPX se encuentran en nuestro sitio web bajo los siguientes títulos; que se resumen brevemente a continuación-

El obispo Fellay de la FSSPX rechaza el dogma católico al enseñar que los hindúes se pueden salvar

Mons. Bernard Fellay, Conferencia en Denver, Colorado, 18 de febrero de 2006: “…Y la Iglesia siempre ha enseñado que hay personas que estarán en el cielo, que se encuentran en estado de gracia, que se han salvado sin conocer la Iglesia católica. Esto lo sabemos. No obstante, ¿cómo es posible si no puede haber salvación fuera de la Iglesia? Es absolutamente cierto que se salvarán por medio de la Iglesia católica, ya que estarán unidos a Cristo, al cuerpo místico de Cristo, que es la Iglesia católica. Sin embargo, ello será de una manera invisible, porque este vínculo visible es imposible para ellos. Consideren a un hindú en el Tíbet que no tiene conocimiento de la Iglesia católica. Él vive según su conciencia y las leyes de Dios que están puestas en su corazón. Él puede estar en el estado de gracia, y si muere en ese estado de gracia, se irá al cielo”. (The Angelus, “A Talk Heard Round the World” [Una conversación que se escuchó alrededor del mundo], edición inglesa, abril de 2006, p. 5.)

La FSSPX rechaza la “canonización” de José María Escrivá de Balaguer por Juan Pablo II, revelando en consecuencia su estado de cisma

P. Peter Scott, 1 de noviembre de 2002, del seminario de la Santa Cruz (Holy Cross Seminary) de la FSSPX en Australia: “Un ejemplo típico de esto fue la canonización vergonzosa y altamente cuestionable de Mons. José María Escrivá de Balaguer el pasado 6 de octubre. (…) Después de haber señalado que el proceso no fue canónico y fue deshonesto, ellos tuvieron que decir: ‘Ello (la canonización) ofenderá a Dios. Manchará la Iglesia para siempre. Le quitará a los santos su santidad especial. Pondrá en duda la credibilidad de todas las canonizaciones durante su papado. Pondrá a futuro en peligro la autoridad del Papado. (…) Su carta sin duda resultará ser profética, ya que en el momento se le acreditará que tuvo razón en su evaluación sobre Escrivá (…) Por todas que sean las razones que nos den, no podemos considerar esta ‘canonización’ como un pronunciamiento papal válido e infalible. Confiamos en que él está en el cielo, pero no podemos considerar como santo a este heraldo del Vaticano II…”. (SOUTHERN SENTINEL – no. 3 – noviembre de 2002)

Puesto que ellos reconocen que Juan Pablo II fue un Papa verdadero, rechazar su solemne “canonización” es claramente cismático.

¡El obispo Richard Williamson de la FSSPX dice que Juan Pablo II era un “hombre bueno” y dice que la religión de la FSSPX no es la misma que la que reconocen los “Papas” del Vaticano II!

“[Respuesta]. Mons. Williamson: Estaba un poco sorprendido, al principio, porque algunas personas habían dicho que no era realmente posible. Después de eso, por decir la pura verdad, no espero mucho de Roma, tal como está. Están muy penetrados en la “nueva religión” y la “nueva religión” es drásticamente muy diferente y lejana de la verdadera religión. Sin embargo, Roma es Roma, y sí creo que ahí están los Papas, y los cardenales, y ahí es donde se encuentra la estructura oficial de la Iglesia. Pero, me temo que, en la defensa de la fe, se tiene que esperar para que algún acontecimiento terrible haga temblar a Roma y/o sacar a los verdaderos cardenales fuera de Roma para empezar de nuevo en otro lugar. Me temo que Roma está muy bajo de las garras de los enemigos de Dios”[25].

El obispo Williamson, de la FSSPX, dice resueltamente que él no tiene la misma religión que la del “Papa” y de los “obispos” ¡que él reconoce ser la jerarquía católica! Esto resume la posición totalmente ridícula – y cismática – de la FSSPX, que es (por no tener una mejor descripción) tan obstinadamente inconstante que correctamente se podría calificar como un vómito teológico.

Papa Pío XII, Mystici Corporis Christi, # 22: “Así que, como en la verdadera congregación de los fieles existe un solo Cuerpo, un solo Espíritu, un solo Señor y un solo bautismo, así no puede haber sino una sola fe; y, por lo tanto, quien rehusare oír a la Iglesia, según el mandato del Señor, ha de ser tenido por gentil y publicano. Por lo cual, los que están separados entre sí por la fe o por la autoridad, no pueden vivir en este único Cuerpo, ni tampoco, por lo tanto, de este su único Espíritu”[26].

Mons. Tissier de Mallerais de la FSSPX rechaza el concepto de comunión eclesial y dice que Benedicto XVI ha enseñado herejías

“[Respuesta]. Mons. Tissier de Mallerais: “En primer lugar, no estoy familiarizado con este texto. Yo no sé de ello. No me interesa puesto que no sigo este tipo de noticias. Ese no es el problema aquí. El problema no es la “comunión”. Esa es la idea estúpida de obispos desde el Vaticano II – no es un problema de comunión, hay un problema con la profesión de fe. La “comunión” no es nada, ello es una invención del Segundo Concilio Vaticano. Lo esencial es que estas personas (los obispos) no tienen la fe católica. Para mí, la “comunión”, no tiene nada de significativo – ello es un eslogan de la nueva Iglesia. La definición de la nueva Iglesia es “comunión”, pero eso nunca fue la definición de la Iglesia católica. Sólo le puedo dar la definición de la Iglesia como se ha entendido tradicionalmente”.

“[Respuesta]. Mons. Tissier de Mallerais: Eso fue cuando él era un sacerdote. Cuando era un teólogo, él profesaba herejías, él publicó un libro lleno de herejías (…) Sí, seguro. Él tiene un libro titulado Introducción al Cristianismo de 1968. Es un libro lleno de herejías. Principalmente la negación del dogma de la Redención[27].

Papa León XIII, Satis cognitum, # 10, 29 de junio de 1896: “Por esto también, del mismo modo que la Iglesia, para ser una en su calidad de reunión de los fieles, requiere necesariamente la unidad de la fe, también para ser una en cuanto a su condición de sociedad divinamente constituida ha de tener de derecho divino la unidad de gobierno, que produce y comprende la unidad de comunión, que es necesaria de jure divino (por ley divina)”[28].

Tiene sentido que la FSSPX (o, por lo menos Mons. Tissier de Mallerais) no crea en el concepto de estar en comunión con todos dentro de la Iglesia. “Para mí, la ‘comunión’, no tiene nada de significativo”, dice el Mons. Tissier de Mallerais. Claro, todos podemos ver muy bien eso. Puesto que él no cree en ella, negarse estar en comunión con la jerarquía y con los miembros de lo que él dice ser la Iglesia católica es obvio que no va ser un problema de consciencia.

El libro de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X estadounidense titulado Las Preguntas Más Frecuentes sobre la FSSPX dice que los “Papas” del Vaticano II NO PUEDEN enseñar infaliblemente

Las Preguntas Más Frecuentes sobre la FSSPX, cuestión 7: ¿Pero qué no debemos estar siguiendo a Juan Pablo II?, pp. 38-40: “El Papa es infalible sobre todo en materia de fe y costumbres, y en segundo lugar en materia de disciplina (la legislación de la Iglesia universal, canonizaciones, etc.) en la medida en que éstas involucran la fe y costumbres (cf. Principio 4), y sólo cuando impone para todos los tiempos una enseñanza definitiva.

    “Ahora bien, ‘infalible’ significa inmutable e irreformable (Principio 6), pero, el sello distintivo de los Papas conciliares, como los modernistas, es un espíritu de evolución. ¿En qué medida quieren esas mentes irreformablemente definir o imponerlo de manera absoluta? Ellos no lo hacen y, de hecho, ‘no pueden…’ (Arzobispo Lefebvre, Econe, 12 de junio de 1984.) cf. cuestión 15, n. 3.) (Angelus Press, 1997)

La Fraternidad Sacerdotal de San Pío X no solo afirma aquí que Juan Pablo II no cumplió los requisitos para hablar infaliblemente; la FSSPX (al escribir durante el reinado de Juan Pablo II) declaró que él (el hombre al que ellos consideran ser el verdadero Papa) no puede hablar infaliblemente.

Para aquellos que por alguna razón no llegan a comprender el impacto de esta declaración de la FSSPX, permítanos resumirlo: la FSSPX señala correctamente que una enseñanza infalible de un Papa acerca de la fe o costumbres es irreformable, como así lo declaró el Vaticano I (Denz. 1839). Pero según la FSSPX, los “Papas” del Vaticano II son tan modernistas que creen en la evolución de la doctrina, es decir, no creen que pueda ser irreformable cosa alguna. ¡Por tanto, según la FSSPX, a pesar de que sean Papas válidos, los “Papas” post-conciliar NO PUEDEN enseñar infaliblemente! Esto constituye un rechazo del dogma de la infalibilidad papal.

Papa Pío IX, Concilio Vaticano I, 1870, sesión 4, cap. 4: “…el Romano Pontífice, cuando habla ex cathedra [de la cátedra de Pedro] - esto es, cuando cumpliendo su cargo de pastor y doctor de todos los cristianos, define por su suprema autoridad apostólica que una doctrina sobre la fe y costumbres debe ser sostenida por la Iglesia universal (…) goza de aquella infalibilidad de que el Redentor divino quiso que estuviera provista su Iglesia en la definición de la doctrina sobre la fe y las costumbres (…) De esta manera si alguno, no lo permita Dios, tiene la temeridad de contradecir esta nuestra definición: sea anatema[29].

Por definición, un Papa es el obispo de Roma que posee jurisdicción suprema en la Iglesia y que PUEDE enseñar infaliblemente, siempre y cuando él cumpla las requeridas condiciones. ¡Si él es incapaz de hablar infaliblemente, él no es, por lo tanto, un Papa válido!

Todas estas posiciones cismáticas (p. ej., el rechazo por la FSSPX de las “canonizaciones” proclamados por su “Papa”) y todas estas perversiones del oficio papal son el resultado de que la FSSPX no quiere aceptar la verdad de la posición sedevacante (es decir, que los “Papas” del Vaticano II no son papas en absoluto, sino más bien unos antipapas).

Benedicto XVI le dijo personalmente a la FSSPX que deben aceptar el Vaticano II

En su conferencia en Denver del 2006 (publicada en un artículo de The Angelus), Mons. Fellay mencionó un punto muy importante; él admitió que, en su encuentro personal con el antipapa Benedicto XVI, éste le había dejado muy claro que la FSSPX debe aceptar el Vaticano II.

Monseñor Bernard Fellay, conferencia en Denver, 18 de febrero de 2006: “Entonces él [Benedicto XVI] fue al segundo nivel. Y dijo que el segundo nivel es aceptar el Concilio (…) El Papa lo indicó claramente en las palabras que utilizó durante la audiencia, porque para él, es imposible aceptar en la Iglesia – al menos, digamos, su forma moderna de mirar a la Iglesia –, a quien no acepta el Concilio. Fue muy claro. Cuando escuché estas palabras, y sobre todo lo que dijo después, para mí, la gran lucha que tendríamos bajo este pontificado sería la lucha sobre el Concilio”[30].

¿Cuántas veces será necesario probar esto? Los falsos tradicionalistas deben renunciar a su contradictoria posición, según la cual dicen que es aceptable rechazar el Vaticano II y aceptar los “Papas” del Vaticano II como legítimos. Ellos deben rechazar al Vaticano II y a los antipapas no católicos que lo aprueban.

Puntos importantes con respecto al reclamo de los partidarios de la FSSPX – y de aquellos que sostienen posiciones similares – de que ellos lo único que hacen es vivir una vida católica asistiendo a la FSSPX (o alguna capilla independiente de otro tipo) y que no se involucran con estos temas, como el sedevacantismo

A menudo escuchamos de personas, especialmente de los partidarios de la FSSPX, que ellos sólo son simples laicos que no pueden involucrarse en estos temas teológicos, como es la cuestión sedevacante. Ellos sólo van a Misa de la FSSPX, los apoyan y tratan de ser personas buenas y espirituales que viven la fe. Esta es la respuesta de muchos de los partidarios de la FSSPX cuando son enfrentados con argumentos sedevacantes.

Bueno, si este es el caso – si dicen que no tienen la autoridad de involucrarse en estas cuestiones y sólo son “simples laicos que solo van a Misa” y tratan de vivir la fe católica – entonces no tienen ningún derecho de asistir a la FSSPX ni a ninguna otra capilla independiente.

SI SÓLO USTED ES TAN SENCILLO COMO PARA “COMPRENDER ESTAS COSAS” Y NO INVOLUCRARSE CON ESTAS CUESTIONES – SI ESA ES SU POSICIÓN (DIOS NO LO QUIERA) – ENTONCES POR LÓGICA TENDRÍA QUE ACEPTAR SIMPLEMENTE SU IGLESIA LOCAL DEL NOVUS ORDO, ASISTIENDO A LA NUEVA MISA Y ACEPTANDO EL VATICANO II, CUYA RELIGIÓN ES LA RELIGIÓN APROBADA POR LOS “OBISPOS” LOCALES DEL NOVUS ORDO. Pero “no”, el supuesto “simple” laico que “sólo va a la FSSPX y trata de vivir una buena vida” y no meterse en “estas cuestiones” de repente empieza a involucrarse en estas cuestiones y se convierte en un “teólogo”. Él “sabe” que no puede aceptar la Nueva Misa ni a su religión local del Novus Ordo. Por lo que se condena él mismo por su propia lengua; refutando su propio argumento y mostrando su hipocresía por sólo “involucrarse” en lo que él quiere involucrarse.

Lo que hay en el fondo de todo esto es que si uno puede aceptar la Nueva Misa y la religión del Vaticano II y así puede salvar su alma, entonces no hay ninguna justificación en ir a una capilla independiente o de la FSSPX. En ese caso, ello sería apenas un asunto de preferencia. Pero si uno sostiene que la fe le obliga a rechazar la Nueva Misa y la religión del Vaticano II como algo que la causará la condenación (qué es lo cierto), entonces la iglesia local y la Nueva Misa (y las autoridades que la aplican) no pueden representar a la Iglesia católica. Esto nos lleva inevitablemente a la posición sedevacante, porque la santa Iglesia católica no nos puede llevar al infierno.

Esperemos que todo esto muestre una vez más que la única posición católica es, por supuesto, la posición sedevacante, y que todas las otras falsas posiciones son inconsistentes con la doctrina católica. Dado que la FSSPX promueve posiciones heréticas que son inconsistentes con la doctrina católica, ningún católico puede apoyarlos financieramente o recibir los sacramentos de ellos bajo pena de pecado mortal.

Papa Inocencio III, Cuarto Concilio de Letrán, 1215: “Por otra parte, Nos determinamos que serán sometidos bajo excomunión aquellos creyentes que reciban, defiendan o ayuden a los herejes[31].

Concilio de Cartago: “Uno no debe rezar ni cantar salmos con los herejes, y quien se comunique con aquellos que han sido cortados de la comunión de la Iglesia, ya sea clero o laico: que sea excomulgado.”

Breves reflexiones sobre la posibilidad de una plena reunión de la FSSPX con la Nueva Iglesia

Al momento en que este libro [edición inglesa: La Verdad de lo que Realmente Ocurrió a la Iglesia Católica Después del Vaticano II] se está finalizando (2007), hay algunos que dicen que la FSSPX entrará en plena comunión con la secta del Vaticano II, a cambio de que el antipapa Benedicto XVI dé un permiso amplio para la Misa en latín y un posible levantamiento de las excomuniones contra su fraternidad. Si esto ocurre, esto representará una venta completa de la FSSPX a la falsa Iglesia. Benedicto XVI, siendo guiado por el diablo, está consciente de que, en este punto, la apostasía de la secta del Vaticano II está tan sólida, y que casi todos los sacerdotes son inválidos puesto que fueron ordenados en los nuevos ritos de Pablo VI , es que ahora él puede darse el lujo de hacer concesiones con grupos de mentalidad tradicionalista con el fin de atraerlos nuevamente a la falsa Iglesia en la cual rechazaran por completo a Cristo por aceptar plenamente la nueva religión y por aceptar cosas tales como la “canonización” del apóstata Juan Pablo II.

Si Benedicto XVI hace un acuerdo de este tipo con la FSSPX, no se dejen engañar; ello será un movimiento táctico del diablo para tratar de engañar a los tradicionalistas en esta última etapa de la Gran Apostasía. Si esto ocurre, creemos que ello dará lugar un quiebre de la FSSPX en facciones pro y contra de la plena reunificación con la falsa Iglesia.

En Contra de los Herejes y Rezar en Comunión con los Herejes

Se les prohíbe explícitamente a los católicos rezar a sabiendas en comunión con herejes notorios o recibir los sacramentos de ellos como dejan claro el Papa León X y los siguientes concilios dogmáticos. Estas citas, claro está, también condenan el ecumenismo falto de la secta del Vaticano II, así como sus reuniones falsas para rezar con las religiones falsas del mundo:

Papa León X, Quinto Concilio Laterno, Sesión 8, ex cátedra: “Y ya que la verdad no puede contradecir a la verdad, definimos que cada declaración que sea contraria a la verdad iluminada de la fe es totalmente falsa y prohibimos estrictamente que se permita enseñar contrariamente. Decretamos que todos que se aferran a las declaraciones erróneas de esta clase, sembrando y cosechando así herejías que están totalmente condenadas, deberán ser evitados de todas formas y castigados como herejes e infieles detestables y odiosos que socavan la fe católica.”

El Papa simplemente dijo infaliblemente que deberán evitarse de cualquier forma todos los herejes. Nótese que uno solo puede saber si alguien es hereje si usted mismo ha obtenido este conocimiento de la persona en cuestión. Así, si usted sabe que su sacerdote es hereje, está obligado a evitarlo de cualquier manera que sea y no puede acercarse o abordarlo para recibir los sacramentos. Continuando:

III Concilio de Constantinopla, 680-681: “Si cualquier eclesiástico o laico entra en una sinagoga de los judíos o a las casas de reunión de los herejes para unirse en oración con ellos, que sean depuestos y privados de la comunión [excomunión]. Si cualquier obispo o sacerdote o diácono se une en oración con los herejes, que sea suspendido de la comunión [excomulgado].”

El Tercer Concilio de Constantinopla simplemente definió infaliblemente que cualquier persona que reza en comunión con los herejes ha de ser excomulgada y se le debe rechazar la comunión por rezar con otros herejes. Ahora, veamos otras citas:

Concilio de Laodicea, Siglo IV, (#Canon 6): “Nadie rezará en común con los herejes y cismáticos... No se le permite a los herejes entrar en la casa de Dios mientras ellos continúen en herejía.”

Concilio de Cartago: “Uno no debe rezar ni cantar salmos con los herejes, y quien se comunique con aquellos que han sido cortados de la comunión de la Iglesia, ya sea clero o laico: que sea excomulgado.”

Papa Pío IX, 16 de septiembre, 1864, carta al Episcopado Inglés (CH 254): “Que los cristianos y eclesiásticos deben de rezar por la unidad cristiana bajo la dirección de los herejes y, lo que es peor, de acuerdo a una intención que está radicalmente impregnada y viciada con herejía, ¡es absolutamente imposible de tolerar!

Papa León XIII, Satis Cognitum (#9), 29 de junio, 1896: “La práctica de la Iglesia siempre ha sido la misma, tal como lo muestran las enseñanzas unánimes de los Padres, quienes estaban acostumbrados a considerar como fuera de la comunión Católica y foráneos a la Iglesia a quien quiera que se aparte hasta en el más mínimo grado de cualquier punto de la doctrina propuesto por su Magisterio autoritario.”

El Código de la Ley Canónica de 1917, Canon 823: “La Misa no puede celebrarse en iglesias de herejes o cismáticos, aunque en el pasado hayan sido adecuadamente consagradas o bendecidas.

Papa Pío XI, Mortalium animos (#10): “De tal manera, Venerable Hermano, está claro el por qué esta Sede Apostólica nunca ha permitido que sus sujetos tomen parte en las asambleas de los no-católicos: porque la unión de los cristianos puede promoverse únicamente fomentando el regreso a la única Iglesia verdadera de Cristo de aquellos que se han separado de ella, porque en el pasado infelizmente la habían dejado. A la única Iglesia verdadera de Cristo, decimos, la cual es visible para todos, y la cual ha de permanecer, de acuerdo a la voluntad de su Autor, exactamente igual a como Él la instituyó.

Entonces, que las personas declaren (a pesar de todas las citas anteriores que dicen lo contrario) que una asamblea presidida por herejes o una asamblea que reza en comunión con otros herejes, sea de alguna manerala Iglesia de Dios o la Iglesia de los católicos, es simplemente negar la verdad infalible de Dios.

Ninguna Comunión con los Herejes

También es de ley divina y no solamente una ley disciplinaria que los Católicos solo pueden estar en comunión con otros Católicos y que nunca pueden adorar con personas que sean herejes, cismáticos o infieles. Entrar a sabiendas en una casa religiosa que es hereje o cismática es, claro está, profesar abiertamente una unidad religiosa de tal manera que es completamente inaceptable. El escándalo que esto provoca ante los ojos de los verdaderos Católicos es fácil de comprender. Porque cada persona que lo ve a usted entrar en una “iglesia” en donde el padre es un hereje o cismático asumirá que usted está de acuerdo con esta herejía o cisma. La unidad de la fe que debe de existir entre las personas que se llaman Católicos y que adoran a Dios es una constante que nunca puede cambiarse, de acuerdo a la enseñanza Católica. Esto se llama ley divina. Sin la unidad de la fe solamente hay tinieblas y fuego eterno, tal como lo deja claro el Papa León XIII y las siguientes citas:

Papa León XIII, Satis Cognitum (#10), 29 de junio, 1896: “Por esta razón, así como la unidad de la fe es una necesidad requerida para la unidad de la Iglesia, en vista que es el cuerpo de los fieles, así también para esta unidad, puesto que la Iglesia es una sociedad constituida divinamente, la unidad de gobierno, que afecta e involucra la unidad de comunión, es necesaria jure divino (por ley divina).”

Papa Pío XII, Mystici Corporis Christi (#22): “Así, por lo tanto, en la verdadera comunidad cristiana hay un único Cuerpo, un Espíritu, un Señor y un Bautismo, así también sólo puede haber una fe. Y, por lo tanto, si un hombre rechaza escuchar a la Iglesia que sea considerado – y así lo manda el Señor – como un gentil y publicano. Sigue que aquellos que están divididos por la fe o el gobierno no puede vivir en la unidad de dicho Cuerpo, ni pueden ellos vivir la vida de su único Espíritu Divino.”

Papa San Clemente I, Siglo I: “Si cualquier hombre es amigable con aquellos con quienes el Pontífice Romano no está en comunión, está en complicidad con aquellos que desean destruir la Iglesia de Dios: y, a pesar que puede parecer estar con nosotros en cuerpo, está en contra de nosotros en mente y espíritu, y es un enemigo mucho más peligroso que aquellos que están fuera y que son nuestros adversarios declarados.”

III Concilio de Constantinopla, 680-681: Si cualquier eclesiástico o laico entra en la sinagoga de los judíos o en las casas de reunión de los herejes para unirse en oración con ellos, que sean despojados y privados de la comunión. Si cualquier obispo o sacerdote o diácono se une en oración con los herejes, que sea suspendido de la comunión.

Papa Pío IX, Etsi Multa, #26, 21 de noviembre, 1873: “Por lo tanto, por autoridad de Dios Todopoderoso, excomulgamos y consideramos un anatema al mismo Joseph Humbert y a todos aquellos que intentan escogerlo a él y a quienes ayudaron en su consagración sacrílega. Adicionalmente, excomulgamos a quien quiera que se haya adherido a ellos y que perteneciendo a su partido haya proporcionado ayuda, favor, auxilio o consentimiento. Declaramos, proclamamos y ordenamos que sean separados de la comunión de la Iglesia. Ellos han de ser considerados entre aquellos con quienes todos los fieles cristianos tienen prohibido, por el Apóstol [2 Juan 10-11], asociarse y tener intercambio social a tal punto que, tal como lo declara simplemente, ni siquiera pueden ser saludados.

La cita anterior es muy pertinente a nuestra situación de hoy, en tanto que muchos sacerdotes y adherentes de aquellos sacerdotes caerían bajo esta misma condena. Primero, aprendamos un poco de historia sobre la condena anterior de Joseph Humbert y todos sus adherentes: “Un sorprendente número grande de sacerdotes y laicos alemanes rechazó las enseñanzas solemnes del Primer Concilio Vaticano sobre el papado. En septiembre de 1870, casi 1,400 alemanes que se llamaban ‘Católicos Viejos’ firmaron una declaración por la cual renunciaban a las enseñanzas conciliares. En septiembre de 1871, 300 delegados se reunieron en Münich para organizar una nueva iglesia. No pudiendo encontrar a un obispo católico que renunciase al dogma Católico y se les uniera, los Católicos Viejos recurrieron al Obispo Jansenista Heykamp de Devetner en los Países Bajos, de la cismática Pequeña Iglesia de Utrecht. Él ordenó al Padre Joseph Humbert Reinkens como obispo en agosto de 1873.”

Papa Pío IX, Graves ac diuturnae (#1-4), 23 de marzo, 1875: “... los nuevos herejes que se llaman a sí mismos los ‘Católicos Viejos’... estos cismáticos y herejes... su secta malvada... estos hijos de las tinieblas... su facción malvada... esta secta deplorable... Esta secta derroca las bases de la religión Católica, rechaza vergonzosamente las definiciones dogmáticas del Concilio Vaticano Ecuménico, y se dedica de tantas maneras a la ruina de las almas. Hemos decretado y declarado en Nuestra Carta del 21 de noviembre de 1873, que aquellos hombres desafortunados que pertenecen, se adhieren y respaldan a esa secta deberán ser considerados cismáticos y estar separados de la comunión con la Iglesia.”

Acá, el Papa Pío IX da una confirmación explícita que las personas deben de considerar como herejes o cismáticos a aquellos que están fuera de la Iglesia y que no hay necesidad de una declaración adicional para decidir esto. Pero, ¿quién puede negar el hecho que el Vaticano II es también una “nueva iglesia”, y que todos los obispos y sacerdotes ordenados válidamente que quedan en esta “nueva iglesia” también caerían bajo la misma condena de Joseph Humbert? Por lo tanto, sin duda alguna, uno no puede abordar a ninguno de los sacerdotes Novus Ordo válidamente ordenados para recibir los sacramentos de la Confesión o la Eucaristía, tal como lo enseñan los herejes y cismáticos.

Otro hecho impresionante es que la mayoría de todos los sacerdotes válidamente ordenados que quedan en todo el mundo (tanto sacerdotes “Católicos” tradicionales como los sacerdotes Novus Ordo, por igual) también rechazan el Vaticano I y la infalibilidad papal, negando obstinadamente el dogma Católico infalible. Los “Católicos” viejos fueron excomulgados por esta misma razón y uno ni siquiera los podía saludar y cualquiera que se adhiriera a ellos (por ejemplo, recibir los sacramentos de ellos) tenía que ser excomulgado como ellos.

Hemos decretado y declarado en Nuestra Carta del 21 de noviembre de 1873, que aquellos hombres desafortunados que pertenecen, se adhieren y respaldan a esa secta deberán ser considerados cismáticos y estar separados de la comunión con la Iglesia.” (Papa Pío IX, Graves ac diuturnae (# 1-4), 23 de marzo, de 1875)

Por lo tanto, sin duda alguna, no se puede abordar a ninguno de los sacerdotes “Católicos” tradicionales válidamente ordenados que quedan en el mundo para recibir lícitamente los sacramentos, si obstinadamente niegan o rechazan un solo dogma Católico o sostienen una sola única herejía, tal como lo deja claro el Papa León XIII:

Papa León III, Satis Cognitum (#9): Nadie que simplemente no cree en todo puede, por esa razón, considerarse un Católico ni llamarse como tal. Porque pueden haber o surgir otras herejías, que no están estipuladas en este nuestro trabajo, y si alguien sostiene una sola herejía no es un Católico.”

Leer más:

Leer más:

Notas:

[1] Mons. Tissier de Mallerais, The Biography of Marcel Lefebvre [La Biografía de Marcel Lefebvre], edición inglesa, Kansas City, MO: Angelus Press, 2004.

[2] Mons. Tissier de Mallerais, The Biography of Marcel Lefebvre, edición inglesa, p. 526.

[3] The Papal Encyclicals [Las Encíclicas Papales], edición inglesa, de Claudia Carlen, Raleigh: The Pierian Press, 1990, vol. 1 (1740-1878), p. 229.

[4] The Angelus [El Ángelus], edición inglesa, Angelus Press, mayo de 2000, p. 21.

[5] Jurgens, The Faith of the Early Fathers [La Fe de los Padres Primitivos], edición inglesa, Collegeville, MN: The Liturgical Press, 1970, vol. 1:50.

[6] Jurgens, The Faith of the Early Fathers, edición inglesa, vol. 2:137a.

[7] The Papal Encyclicals, edición inglesa, vol. 3 (1903-1939), p. 317.

[8] The Papal Encyclicals, edición inglesa, vol. 3 (1903-1939), p. 275.

[9] Denzinger, The Sources of Catholic Dogma [El Magisterio de la Iglesia], B. Herder Book Co. trigésima edición inglesa, 1957, no. 1836.

[10] San Alfonso Ligorio, The Great Means of Salavation and Perfection [El Gran Medio de la Salvación y Perfección], edición inglesa, 1759, p. 23.

[11] Citado por Tanquerey, “Synopsis Theologiae Dogmaticae Fundamentalis”, (Paris, Tournai, Rome: Desclee, 1937), nueva edición [inglesa] ed. Por J.B. Bord, vol. I. p. 624, nota 2.

[12] Mons. Tissier de Mallerais, edición inglesa, p. 487.

[13] Mons. Tissier de Mallerais, edición inglesa, p. 489.

[14] Mons. Tissier de Mallerais, edición inglesa, p. 492.

[15] Mons. Tissier de Mallerais, edición inglesa, p. 501.

[16] Mons. Tissier de Mallerais, edición inglesa, p. 536.

[17] Mons. Tissier de Mallerais, edición inglesa, pp. 537, 623.

[18] Mons. Tissier de Mallerais, edición inglesa, p. 537.

[19] Mons. Tissier de Mallerais, edición inglesa, p. 547.

[20] Mons. Tissier de Mallerais, edición inglesa, p. 548.

[21] Mons. Tissier de Mallerais, edición inglesa, pp. 549, 625.

[22] Mons. Tissier de Mallerais, edición inglesa, p. 561.

[23] Mons. Tissier de Mallerais, edición inglesa, p. 548.

[24] Mons. Tissier de Mallerais, edición inglesa, p. 549.

[25] Entrevista con The Remnant [El Remanente], revista inglesa del 15 de mayo de 2005.

[26] The Papal Encyclicals, edición inglesa, vol. 4 (1939-1958), p. 41.

[27] Entrevista con The Remnant, Forest Lake, MN.

[28] The Papal Encyclicals, edición inglesa, vol. 2 (1878-1903), p. 396.

[29] Denzinger 1839.

[30] The Angelus, “A Talk Heard Round the World” [Una conversación que se escuchó alrededor del mundo], edición inglesa, abril de 2006, p. 15.

[31] Decrees of the Ecumenical Councils [Decretos de los Concilios Ecuménicos], edición inglesa, Sheed & Ward y Georgetown University Press, 1990, vol. 1, p. 234.

Vídeos Gratis
www.Santos-Catolicos.com
¡DVDs, Artículos y Libros Gratis!
FREE DVDS & VIDEOS
WATCH & DOWNLOAD ALL OUR DVDS & VIDEOS FOR FREE!