LA JUSTIFICACIÓN SOLO POR LA FE Y LA SEGURIDAD ETERNA REFUTADO POR LA BIBLIA

Por Hno. Pedro Dimond de Monasterio de la Sagrada Familia / vaticanocatolico.com

Santiago 2:24- “Vosotros veis, pues, que el hombre es justificado por las obras, y no solamente por la fe.

La inmensa mayoría de los protestantes creen que la Biblia enseña que el hombre es justificado (puesto en el estado en qué se puede salvar) solo por la fe en Jesús – p. ej., aparte de la consideración de lo que uno hace. La mayoría de ellos también creen en «una vez salvo siempre salvo» o en la seguridad eterna: que el hombre que cree en Jesús no puede perder su eterna salvación. Estas ideas son falsas y completamente contrarias a las enseñanzas de la Biblia. Echemos un vistazo a la prueba. Después de eso, voy a responder a las objeciones.

JESÚS DICE: EL HOMBRE DEBE RADICALMENTE CORTAR LA OCASIÓN DEL PECADO PARA EVITAR EL INFIERNO; NO SOLO EN CREER

En Mateo capítulo 5, encontramos la parábola sobre cortarse uno la mano o el ojo para evitar el infierno:

Mateo 5:29-30- “Por tanto, si tu ojo derecho te fuere ocasión de caer, sácalo, y échalo de ti: que mejor te es que se pierda uno de tus miembros, que no que todo tu cuerpo sea echado al infierno. Y si tu mano derecha te fuere ocasión de caer, córtala, y échala de ti: que mejor te es que se pierda uno de tus miembros, que no que todo tu cuerpo sea echado al infierno.”

Esta parábola, que se refiere obviamente a cortar las ocasiones de los pecados – cosas en la vida que arrastra a la gente en las ofensas contra Dios – sólo tiene sentido si los pecados y las obras forman parte de determinar si uno alcanzaría la salvación. Al cortar las cosas de pecado y las malas obras, uno salvara su alma. Por lo tanto, los pecados y las obras del hombre son una parte de su justificación. Si el hombre se justifica solo por la fe, esta parábola no tendría ningún sentido en absoluto.

NO TODOS LOS QUE DICEN «SEÑOR, SEÑOR» ENTRARAN AL CIELO PERO EL QUE HACE LA VOLUNTAD DE DIOS

Mateo 7:21-23- “No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos: más el que hiciere la voluntad de mi Padre que está en los cielos. Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre lanzamos demonios, y en tu nombre hicimos mucho milagros? Y entonces les protestaré: Nunca os conocí; apartaos de mí, obradores de maldad.”

Aquí vemos que el que «hiciere» la voluntad de Dios, entrará en el cielo, no todos los que consideran que Jesús es el Señor. Luego Jesús recalca el punto por el que indica que debes hacer lo que Él dice para de Él:

Mateo 7:24-27- “Cualquiera, pues, que oye estas mis palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca. Y descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca. Y todo el que oye estas mis palabras y no las hace, será comparado al hombre insensato, que edificó su casa sobre la arena; y descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y dieron con ímpetu contra aquella casa; y cayó; y fue grande su ruina.”

¿Qué tan claro tiene que estar? Es una cuestión de si oyes sus palabras y las haces. No es solo por la fe.

TIENES QUE PERSEVERAR HASTA EL FIN PARA SALVARTE

Mateo 10:22- “Y seréis aborrecidos de todos por causa de mi nombre, mas el que perseverare hasta el fin, éste será salvo.”

Esto contradice totalmente la perspectiva protestante de la justificación y «una vez salvo siempre salvo». Véase también Marcos 13:13 para el mismo mensaje.

SAN PABLO DICE QUE ÉL PODRÍA SER UNO DE LOS REPROBADOS

1 Corintios 9:24-27- “¿No sabéis que los que corren en el estadio, todos a la verdad corren, mas sólo uno se lleva el premio? Corred de tal manera que lo obtengáis. Y todo aquel que lucha, de todo se abstiene; y ellos, a la verdad, para recibir una corona corruptible; pero nosotros, una incorruptible. Así que, yo de esta manera corro, no como a la ventura; de esta manera peleo, no como quien golpea el aire, sino que sujeto mi cuerpo, y lo pongo en servidumbre; no sea que habiendo predicado a otros, yo mismo venga a ser reprobado.”

San Pablo dice que teme que podría convertirse en un «reprobado». La palabra «reprobado» (en 1 Cor. 9:27) es una traducción del adokimos palabra griega. Esta palabra es traducida como «reprobado» en 2 Timoteo 3:8 y en Romanos 1:28. En él se describen las almas perdidas, los que cometen pecados mortales, los apóstatas, y los que están fuera del estado de justificación y/o fuera de la fe de Jesús.

En 2 Timoteo 3:8, la misma palabra se usa para describir a las personas malvadas que « resisten á la verdad; hombres corruptos de entendimiento, réprobos acerca de la fe». (Edición Reina-Valera). Estos obviamente no son personas que están en un estado de justificación o en el camino al cielo. En Romanos 1:28, la misma palabra que se usa para describir a las personas que han sido entregados a los pecados abominables – una vez más, las personas que ciertamente no están en el camino al cielo. Esta palabra (traducido como «reprobado») se encuentra también en otros pasajes, como Tito 1:16, Hebreos 6:8 y en otros lugares. En cada caso, significa las personas que no están en el camino al cielo, pero fuera del estado de justificación y/o de la verdadera fe.

No hay duda de que San Pablo dice que él podría perder su salvación y ser condenado junto con los otros reprobados. ¿San Pablo fue un verdadero creyente? Por supuesto que lo era. Así, la Biblia enseña que los verdaderos creyentes no tienen la seguridad de la salvación. Este pasaje refuta completamente la idea de la seguridad eterna o «una vez salvo siempre salvo».

LOS QUE COMETEN PECADOS MORTALES, INCLUYENDO LOS FORNICADORES, BORRACHOS, ADÚLTEROS, ETC., NO HEREDARÁN EL REINO DE DIOS

Gálatas 5:19-21- “Y manifiestas son las obras de la carne, que son: Adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, envidias, homicidios, borracheras, desenfrenos, y cosas semejantes a estas; de las cuales os denuncio, como también ya os denuncié, que los que hacen tales cosas, no heredarán el reino de Dios.
1 Corintios 6:9-11- “¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No os engañéis: Ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios. Y esto erais algunos de vosotros; mas ya sois lavados, ya sois santificados, ya sois justificados en el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios.”

Estos pasajes plantean grandes problemas para los que creen en la justificación solo por la fe y la seguridad eterna. La Biblia enseña que los pecados mortales (los pecados graves) destruyen el estado de justificación y ponen a la gente en un estado en el que serán excluidos del reino de Dios. Esto coincide con la doctrina católica que un creyente puede perder el estado de justificación y de ser condenado si él o ella comete un pecado mortal (p. ej., la fornicación, la borracheras, mirando a la pornografía, etc.) y muere en ese estado.

Ahora, a la luz de estos pasajes, los protestantes tienen un problema. Si todos los que cometen pecado mortal pierden su justificación, los protestantes de solo por la fe tendrían que decir que ningún verdadero creyente comete pecado mortal. Pero esta respuesta no funciona, porque hay millones de supuestos «cristianos» que dicen haber sido «salvados» por la fe en Jesús. Un sinnúmero de ellos se emborrachan, fornican, engañan, roban, etc. En otras palabras, cometen pecados mortales bien claros que la Biblia dice que destruye el estado de la justificación. Así, los protestantes de solo por la fe tendrían que admitir que en todos estos casos, la «garantía» de la justificación/salvación que las personas pensaban que tenían «solo por la fe» era una ilusión, un engaño. La verdad es que es igualmente engañado para cualquier protestante que piensa que está encerrado en la justificación/salvación por haber aceptado a Jesús como Salvador. Esto se demuestra por el siguiente versículo de Efesios 5.

Antes de seguir a ese versículo, debería ser notado que de acuerdo con Santo Tomás de Aquino, el pecado de «inmundicia» o «afeminaría « (que excluye a uno del cielo, de acuerdo con los versículos de arriba) es el pecado mortal de masturbación (Summa Theologiae, Pt. II-II, C. 154, R. 11.)

EFESIOS 5:5-8 PRUEBA QUE ES POSIBLE QUE UN VERDADERO CREYENTE PUEDA COMETER PECADOS MORTALES Y PERDER SU SALVACIÓN POR TALES PECADOS – ESTO DESTRUYE LA IDEA DE LA JUSTIFICACIÓN SOLO POR LA FE Y LA SEGURIDAD ETERNA

Efesios 5:5-8- “Porque sabéis esto, que ningún fornicario, o inmundo, o avaro, que es idólatra, tiene herencia en el reino de Cristo y de Dios. Nadie os engañe con palabras vanas; porque por estas cosas viene la ira de Dios sobre los hijos de desobediencia. No seáis, pues, partícipes con ellos. Porque en otro tiempo erais tinieblas, mas ahora sois luz en el Señor: Andad como hijos de luz.”

Este es un pasaje fascinante. Se podría argumentar que este es el pasaje más devastador a la idea de la justificación solo por la fe. (Sin embargo, en realidad hay muchos que la devastan, como hemos visto y seguiremos viendo.) Por favor, concéntrate en estos puntos importantes.

En primer lugar, San Pablo menciona una serie de pecados mortales y declara que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios. Lo vimos anteriormente con los pasajes en Gálatas 5 y 1 Corintios 6:9. Como se ha señalado ya, la respuesta común (y la única posible) del protestante a esto es que ningún verdadero creyente puede cometer tales pecados que destruyen el estado de la justificación.

Por lo tanto, si se puede demostrar que los fieles creyentes justificados podrían cometer estos pecados graves – que la Biblia dice que destruye el estado de la justificación – entonces uno ya hubiera demolido la idea de la justificación solo por la fe y la seguridad eterna: la idea de que un hombre que realmente cree y se justifica no puede perder su justificación y perderse.

Bueno, los pasajes anteriores enseñan claramente que los creyentes justificados podrían cometer esos pecados graves.

1. Pablo dice que nadie que cometa los pecados mortales entrara el cielo.

2. Pablo les advierte que ¡«No seáis, pues, partícipes con ellos»!

¡Por lo tanto, los creyentes pueden participar con los que cometen pecado mortal! Y si hay alguna duda de que está incluyendo a los creyentes auténticos en esta advertencia, ¡él habla de ellos como los que ahora son «luz en el Señor» (los verdaderos creyentes)! Por lo tanto, aquellos que son «luz en el Señor» podrían ser «partícipes» con los que cometen pecado mortal, y en los pecados mortales que destruyen la justificación. Esto sin duda alguna refuta la justificación solo por la fe, y «una vez salvo siempre salvo». ¡Nadie os engañe con palabras vanas, tales como «la justificación solo por la fe»!

EL HOMBRE PUEDE SEGUIR EL CAMINO DE JESÚS Y DESPUÉS VOLVERSE Y SER VENCIDO

2 Pedro 2:20-22- “Porque si habiendo ellos escapado de las contaminaciones del mundo, por el conocimiento del Señor y Salvador Jesucristo, y otra vez se enredan en ellas y son vencidos, su postrimería viene a ser peor que su principio. Porque mejor les hubiera sido no haber conocido el camino de la justicia, que después de haberlo conocido, tornarse atrás del santo mandamiento que les fue dado. Pero les ha acontecido lo del verdadero proverbio: El perro volvió a su vómito, y la puerca lavada a revolcarse en el cieno.”

Este versículo indica que las personas que están justificadas pueden perder su justificación a través de los pecados. Es una prueba clara de la enseñanza católica sobre la justificación. Algunos podrían tratar de argumentar que simplemente estaba él hablando de gente que ha oído hablar del Evangelio, pero no tanto a los que realmente creen en él. Esto no se sostiene. El verso dice que estas personas han «conocido el camino de la justicia» y «de las contaminaciones del mundo». No se puede escapar de las contaminaciones del mundo con sólo escuchar el Evangelio. Su lenguaje describe a alguien que está recorriendo el camino justificado y luego se vuelve. ¡Por eso es que 2 Pedro 2:22 compara a este hombre con un cerdo (la puerca) que han sido lavados (es decir, justificado) y luego regresa al lodo! Y para realmente hacer entender este punto, por eso, anteriormente en este mismo capítulo, se hace referencia a los ángeles que pecaron y perdieron su justificación:

LOS ÁNGELES, UNA VEZ JUSTIFICADOS, PERDIERON SU JUSTIFICACIÓN POR EL PECADO

2 Pedro 2:4- “… Dios no perdonó a los ángeles que pecaron, sino que los arrojó al infierno y los entregó a prisiones de oscuridad, a ser reservados para el juicio;”

Fueron creados en la justificación, pero habían pecado mortalmente, perdieron su justificación, y fueron arrojo al infierno. Estos pasajes contradicen totalmente el punto de vista del protestante sobre la justificación.

DIOS ES EL AUTOR DE ETERNA SALVACIÓN A TODOS LOS QUE LE «OBEDECEN»

Hebreos 5:9- “y habiendo sido hecho perfecto, vino [Jesús] a ser autor de eterna salvación a todos los que le obedecen.”

¡LOS CREYENTES PUEDEN RECAER – PUNTO!

Hebreos 6:4-6- “Porque es imposible que los que una vez fueron iluminados y gustaron el don celestial, y fueron hechos partícipes del Espíritu Santo, y asimismo gustaron la buena palabra de Dios, y los poderes del mundo venidero, y recayeron, sean otra vez renovados para arrepentimiento, crucificando de nuevo para sí mismos al Hijo de Dios y exponiéndole a vituperio.”

Este pasaje muestra claramente que las personas que son creyentes, que «fueron hechos partícipes del Espíritu Santo», pueden recaer del estado de justificación. La referencia a que es «imposible» a estas personas a ser renovado una vez más a ese estado se refiere a la gracia original del bautismo, por el que fueron limpiados del pecado. No pueden ser bautizados otra vez, pero incluso graves pecados pueden ser perdonados en la confesión (Juan 20:23). Este pasaje oblitera – destruye totalmente – la teología protestante de una vez salvo siempre salvo.

LOS CREYENTES PUEDEN SER CONDENADOS POR SUS PECADOS DESPUÉS DE HABER CONOCIDO LA VERDAD – ¡ASÍ DESTRUYENDO SOLO POR LA FE!

Hebreos 10:26-27- “Porque si pecáremos voluntariamente después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda más sacrificio por el pecado, sino una horrenda expectación de juicio y hervor de fuego que ha de devorar a los adversarios.”

En el mismo libro y en la misma línea que la advertencia anterior (Hebreos 6:4-6), este pasaje demuestra claramente que los que tienen la fe – San Pablo habla de «-mos», es decir, de uno – pueden perder la salvación como resultado de la pecados hechos voluntariamente.

SIN LA SANTIDAD, NADIE VERÁ AL SEÑOR

Hebreos 12:14- “Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor.”

Esto demuestra que la justificación necesaria para la salvación es una santificación: una santidad verdadera poseída por la persona. No es, como afirman los protestantes, la justicia de Cristo imputado (que es aplicado) a una persona, a pesar de que interiormente sigue siendo impío.

Al explicar el punto de vista del protestante sobre el hombre justificado, Martín Lutero dijo que un hombre es justificado como un montón de estiércol cubierto de nieve. El hombre sigue siendo pecador e inicuo en el interior, pero tan pronto como él cree la justicia de Cristo se le aplica a él como una cubierta y una capa. Esto permite a un hombre sucio e inicuo que se salve, según la doctrina protestante, a pesar de que no tiene la justificación en sí mismo, pero en el interior sigue siendo un estiércol de pecado. Podemos ver cómo este punto de vista contradice la enseñanza de la Biblia, que dice que un hombre justificado es realmente y verdaderamente santo por la gracia de Dios. Él es santificado y cambiado interiormente; debe que poseer esta santidad interiormente para ver al Señor.

También hay que señalar que lo que Dios dice, así sucede. Si Él pronuncia a alguien justo, es porque esa persona es verdaderamente justo, no es justo ficticiamente o encapado.

LA PARÁBOLA DEL SEMBRADOR – LOS HOMBRES PUEDEN CREER POR CIERTO TIEMPO Y DESPUÉS SE RETIRAN O CAEN

Mateo 13:18-22- “Oíd, pues, vosotros la parábola del sembrador. Cuando alguno oye la palabra del reino y no la entiende, viene el malo, y arrebata lo que fue sembrado en su corazón. Éste es el que fue sembrado junto al camino. Y el que fue sembrado en pedregales, éste es el que oye la palabra, y al instante la recibe con gozo, pero no tiene raíz en sí, sino que es temporal; pues cuando viene la aflicción o la persecución por causa de la palabra, luego se ofende. Y el que fue sembrado entre espinos, éste es el que oye la palabra; pero el afán de este mundo, y el engaño de las riquezas ahogan la palabra, y se hace infructuosa.”

Aquí vemos que un hombre puede creer por un tiempo «temporal» y luego se apartan. Observa que las versiones de esta parábola en Marcos y Lucas sacan el punto más claramente:

Marcos 4:16-17- “… pero no tienen raíz en sí, sino que duran poco tiempo; pero luego, cuando viene la aflicción o la persecución por causa de la palabra, enseguida se escandalizan.”
Lucas 8:13- “Y los de sobre la piedra, son los que habiendo oído, reciben la palabra con gozo; pero éstos no tienen raíces; que por un tiempo creen, pero en el tiempo de la prueba se apartan.”

Jesús dice claramente en Lucas 8:13 de que estas personas «que en el tiempo creen». Los protestantes se podrían decir que estas son personas que verdaderamente no creen. No se puede decir eso, que por el mismo Jesús dice que ellos creen por un tiempo.

Por lo tanto, toda esta parábola refuta – y no tiene ningún significado en – el falso punto de vista del protestante sobre la justificación. No solamente vemos en la parábola que se puede creer y luego apartarse, más aun que los pecados, las tentaciones, las preocupaciones mundanas, los esfuerzos para superar el mundo y sus trampas y sus cuidados, todos son parte de la justificación y la salvación de uno. Es una prueba contundente de la enseñanza católica sobre la justificación, y una refutación notable de la posición protestante.

Lucas 8:15- “Mas la que en buena tierra, éstos son los que con corazón bueno y recto retienen la palabra oída, y llevan fruto con paciencia.”

Notas que esos que da buen fruto para la vida eterna son aquellos que «retienen» la palabra oída o la practican.

LA PARÁBOLA DE LOS TALENTOS: SI TU NO PRODUCES COSAS PARA DIOS, SERÁS CONDENADO – YA NADA PARA LA JUSTIFICACIÓN «SOLO POR LA FE»

La Parábola de los Talentos completamente refuta el punto de vista del protestante sobre la justificación solo por fe.

Mateo 25:15-30- “A uno dio cinco talentos, y a otro dos, y a otro uno, a cada uno conforme a su facultad; y luego partió lejos. Y el que había recibido cinco talentos, fue y negoció con ellos, y ganó otros cinco talentos. Asimismo el que había recibido dos, ganó también otros dos. Mas el que había recibido uno fue y cavó en la tierra, y escondió el dinero de su señor. Y después de mucho tiempo, vino el señor de aquellos siervos, e hizo cuentas con ellos.
Y el que había recibido cinco talentos, vino y trajo otros cinco talentos, diciendo: Señor, cinco talentos me entregaste; he aquí, he ganado sobre ellos otros cinco talentos.
Y su señor le dijo: Bien hecho, siervo bueno y fiel, sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor. Llegando también el que había recibido dos talentos, dijo: Señor, dos talentos me entregaste; he aquí, he ganado sobre ellos, otros dos talentos. Su señor le dijo: Bien hecho, siervo bueno y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré, entra en el gozo de tu señor. Entonces vino el que había recibido un talento, y dijo: Señor, te conocía que eres hombre duro, que siegas donde no sembraste y recoges donde no esparciste;
Y tuve miedo, y fui y escondí tu talento en la tierra; aquí tienes lo que es tuyo. Respondiendo su señor, le dijo: Siervo malo y negligente, sabías que siego donde no sembré, y que recojo donde no esparcí. Por tanto, debías haber dado mi dinero a los banqueros, y al venir yo, hubiera recibido lo mío con intereses. Quitadle, pues, el talento, y dadlo al que tiene diez talentos. Porque a todo el que tiene le será dado, y tendrá abundancia; mas al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado. Y al siervo inútil echadle en las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes.

En esta parábola vemos que la persona es condenada por la negligencia, por la pereza y el no hacer las cosas con los talentos que ha recibido. ¡Fue condenado, porque no obro con su talento para ganar más talentos! Esta parábola destruye la justificación solo por la fe. Lo qué es sumamente interesante de esto es que el pasaje que dice que el Señor «siega donde no sembré». En otras palabras, el Señor espera que hagamos y produzcamos nuestras propias obras, hecho con su gracia. Si no cooperamos con su gracia, para producir estas obras – y no son capaces de presentar estas obras sobrenaturales delante de él en el Juicio – seremos lanzados al fuego. Por lo tanto, esta parábola confirma la doctrina católica sobre las obras, mientras que refuta completamente los puntos de vista de los protestantes.

JESÚS PAGARÁ A CADA UNO CONFORME A SUS OBRAS

Mateo 16:27- “Porque el Hijo del Hombre vendrá en la gloria de su Padre con sus ángeles; y entonces pagará a cada uno conforme a sus obras.”

Él dictara la sentencia al hombre sobre la base de las obras. Vamos a ver la misma enseñanza en el Libro de Romanos y el Apocalipsis (Revelación).

JESÚS ARROJARA AL INFIERNO A LOS QUE HACEN INIQUIDAD

Mateo 13:41-42- “El Hijo del Hombre enviará a sus ángeles, y recogerán de su reino a todo lo que hace tropezar, y a los que hacen iniquidad; y los lanzarán al horno de fuego; allí será el lloro y el crujir de dientes.”

Notas que Dios va a condenar al infierno basado si uno hace iniquidad.

CADA PERSONA RECIBIRÁ LA RECOMPENSA O EL CASTIGO DE ACUERDO A LO QUE ÉL O ELLA HIZO POR MEDIO DEL CUERPO

2 Corintios 5:8-10- “… Por tanto procuramos también, o presentes, o ausentes, serle agradables. Porque es menester que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, ya sea bueno o sea malo.

Vemos que hay que obrar para ser aceptado por Cristo. Además, vemos que los hombres reciben en el otro mundo una recompensa o un castigo sobre la base de lo que hubieran hecho por medio del cuerpo, «ya sea bueno o sea malo». Así, lo que el hombre ha hecho (sus obras) se consideran como parte integrante a su salvación o condenación.

UNO PUEDE TENER TODA LA FE Y NO LE DARIA BENEFICIO

1 Corintios 13:1-2- “Si yo hablase lenguas humanas y angélicas, y no tengo caridad, vengo a ser como metal que resuena, o címbalo que retiñe. Y si tuviese el don de profecía, y entendiese todos los misterios y toda ciencia; y si tuviese toda la fe, de tal manera que trasladase los montes, y no tengo caridad, nada soy.

Según la doctrina protestante, la fe sola concede la salvación. Así, uno quien tiene toda la fe podrá salvarse. Pero la Biblia nos enseña de manera diferente: uno puede tener toda la fe y tendría nada. La justificación no es por sola la fe.

¿QUÉ TIENE QUE HACER UNO PARA SALVARSE? JESÚS DICE: GUARDA LOS MANDAMIENTOS, NO SOLO CREER

Mateo 19:16-17, 20-21- “Y he aquí, vino uno y le dijo: Maestro bueno, ¿qué bien haré para tener la vida eterna? Y Él le dijo: ¿Por qué me llamas bueno? Ninguno hay bueno, sino uno, Dios. Y si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos… El joven le dijo: Todo esto he guardado desde mi juventud. ¿Qué más me falta? Jesús le dijo: Si quieres ser perfecto, ve, vende lo que tienes, y da a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo, y ven y sígueme.”

A esta pregunta de qué es lo que debe de hacer para salvarse, Jesús responde que uno debe de guardar los mandamientos y seguirlo.

UN HOMBRE RICO DIFÍCILMENTE ENTRARA EN EL REINO DE LOS CIELOS

Mateo 19:23-24- “Entonces Jesús dijo a sus discípulos: De cierto os digo, que difícilmente entrará un rico en el reino de los cielos. Y otra vez os digo: Es más fácil pasar un camello por el ojo de una aguja, que entrar un rico en el reino de Dios.”

Aquí podemos mirar que lo que uno hace con sus finanzas también afectara su salvación.

JESÚS DICE QUE VELEMOS, NO SEA QUE LLEGUE Y LOS ENCUENTRE NO HACIENDO LO QUE DEBES Y ESTÉS COMETIENDO PECADO

Marcos 13:35-37- “Velad, pues, porque no sabéis cuándo el señor de la casa ha de venir… no sea que viniendo de repente, os halle durmiendo. Y lo que a vosotros digo, a todos lo digo: Velad.”

Esta versión de esta parábola en el Evangelio de San Lucas saca la necesidad de los trabajos y hacer cosas para nuestra salvación, aún más claramente.

Lucas 12:38,43- “Y si viene a la segunda vigilia, o aunque venga a la tercera vigilia, y los halla así, bienaventurados son aquellos siervos… Bienaventurado aquel siervo a quien, cuando su señor venga, lo halle haciendo así.”

Aquí tenemos otro pasaje interesante sobre este punto de Lucas 21:

Lucas 21:34-37- “Y mirad por vosotros mismos, que vuestros corazones no sean cargados de glotonería y embriaguez y de los afanes de esta vida, y venga de repente sobre vosotros aquel día. Porque como un lazo vendrá sobre todos los que habitan sobre la faz de toda la tierra. Velad, pues, orando en todo tiempo, que seáis tenidos por dignos de escapar de todas estas cosas que han de venir, y de estar en pie delante del Hijo del Hombre.”

En este pasaje interesante, podemos mirar que el fracaso de hacer estas cosas – el fracaso de evitar los pecados, tal como glotonería y embriaguez (que quiere decir emborracharse) – puede costarle uno la salvación. Esto debería de demostrarnos, una vez más, porque la justificación por fe sola es completamente contraria y extrajera al verdadero Evangelio.

LA GENTE DEBE HACER Y GUARDAR LAS PALABRAS PARA EVITAR LA RUINA ETERNA

En Lucas 6, uno encuentra la parábola importante sobre este tema:

Lucas 6:47-49- “Todo aquel que viene a mí, y oye mis palabras, y las hace, os enseñaré a quién es semejante: Semejante es al hombre que edificó una casa, y cavó profundo, y puso el fundamento sobre la roca; y cuando vino un torrente, el río dio con ímpetu contra aquella casa, mas no la pudo mover; porque estaba fundada sobre la roca. Mas el que oye y no hace, es semejante al hombre que edificó su casa sobre tierra, sin fundamento; contra la cual el río dio con ímpetu, y cayó luego; y fue grande la ruina de aquella casa.

Jesús dice que el que oyes sus palabras y las hace, no solamente creer, son aquellos quien estarán seguros contra la gran caída (p.ej. la condenación). Pero aquellos que oye Su mensaje pero no hace, sufrirá la gran ruina, la eterna muerte. Así, no solamente es por fe sola. No puede ser mas obvio.

AQUEL QUE SALVA SU VIDA LA PERDERÁ – NO ES SOLO POR LA FE

Lucas 9:24- “Porque el que quisiere salvar su vida, la perderá; y cualquiera que perdiere su vida por causa de mí, éste la salvará.”

En este pasaje uno mira que lo que uno HACE, en dejar las cosas de pecado que este mundo ofrece en esta vida, va determinar si uno tendrá salvación. Es obviamente no por fe sola.

EL HOMBRE JUSTIFICADO PUEDE MIRAR ATRÁS

Lucas 9:62- “Y Jesús le dijo: Ninguno que poniendo su mano en el arado y mira hacia atrás, es apto para el reino de Dios.”

Este pasaje nos demuestra que uno que es justificado puede mirar atrás; el puede apartarse de Dios y perder su salvación. Nos presenta la imagen de lograr la salvación con esfuerzo, un trabajo constante qué uno obtiene por arando por las tentaciones y obstáculos.

«HAZ ESTO» – NO SOLO CREER – Y VIVIRAS

Lucas 10:25-28- “Y he aquí un doctor de la ley se levantó y dijo, para probarle: Maestro, ¿qué haré para heredar la vida eterna?… Y él respondiendo, dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con todas tus fuerzas, y con toda tu mente; y a tu prójimo como a ti mismo. Y le dijo: Bien has respondido; haz esto, y vivirás.”

Notas que Jesús es cuestionado que uno debe de hacer para salvarse. Él le dice al hombre que debe HACER estas cosas para salvarse. No solo basta el creer. De hecho, ni es marcado aquí que Jesús le dijo al hombre que creyera y lo siguiera, como es marcado en historias similares en Mateo 19:21 y Marcos 10:21. De hecho, es seguro que Jesús le dijo al doctor que creyera en Él, aunque no es grabado en este pasaje; pues nadie se puede salvar sin creer en Jesús. Esto es claro de varios pasajes. Pero este es un ejemplo de cuantas veces es implicado en pasajes o hecho claro por el contexto.

El HOMBRE DEBE GUARDAR LA PALABRA DE JESÚS PARA NO VER LA MUERTE

Juan 8:51- “De cierto, de cierto os digo, si alguno guarda mi palabra, jamás verá muerte.”

Notas que aquel que guarda la palabra de Jesús, no solo creer, no va ver la muerte.

SOLO AQUELLOS QUIEN PERDONAN SERÁN PERDONADOS

Mateo 6:14- “Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas, vuestro Padre celestial también os perdonará a vosotros.”

Notas que uno solo es perdonado si uno perdona. Entonces, no es solo por fe.

EL HOMBRE ES JUSTIFICADO Y CONDENADO POR SUS PALABRAS, NO SOLO EN LA BASE EN LO QUE CREAN

Mateo 12:36-37- “Pero yo os digo que de toda palabra ociosa que los hombres hablaren, de ella darán cuenta en el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado.”

¿Pero yo pensé que los protestantes dijeron que la justificación es por fe sola? No, tus palabras, tus acciones, tus trabajos te justificaran o te condenaran, en adición si tu crees. El hombre tendrá que dar cuentas por todas sus acciones y todas sus palabras en el Día del Juicio. Una parábola similar es dada en Lucas 19.

SIMÓN EL MAGO CREYÓ Y DESPUÉS CAYÓ

En Hechos 8, uno lee sobre Simón el Mago.

Hechos 8:13- “Entonces Simón mismo también creyó, y cuando fue bautizado.”

Pero unos versos después podemos encontrar que el cayó en pecado mortal:

Hechos 8:18- “Y cuando vio Simón que por la imposición de las manos de los apóstoles se daba el Espíritu Santo, les ofreció dinero, diciendo: Dadme también a mí este poder, para que cualquiera a quien yo impusiere las manos, reciba el Espíritu Santo. Entonces Pedro le dijo: Tu dinero perezca contigo, porque has pensado que el don de Dios se adquiere con dinero. No tienes tú ni parte ni suerte en este asunto; porque tu corazón no es recto delante de Dios.”

LOS CREYENTES NO ESTÁN SEGUROS DE SU SALVACIÓN, PERO CAMINAN EN EL TEMOR DEL SEÑOR

Hechos 9:31- “Entonces las iglesias tenían paz por toda Judea, y Galilea, y Samaria, y eran edificadas, andando en el temor del Señor; y en el consuelo del Espíritu Santo se multiplicaban.”

¿Por qué caminaban con el temor del Señor si ellos ya están salvados? Miramos otra vez que el protestantismo no es bíblico.

FELIX ESTA ATERRORIZADO CUANDO SAN PABLO LE ENSEÑA EL EVANGELIO Y LA CASTIDAD, OBVIAMENTE PORQUE UNO DEBE EVITAR LA IMPUREZA PARA SALVARSE

En Hechos 24, uno encuentra otro pasaje interesante que es pertinente a este tema.

Hechos 24:25- “Y disertando él de la justicia, del dominio propio y del juicio venidero, Félix, se espantó, y dijo: Vete ahora, y cuando tenga oportunidad te llamaré.”

Félix estaba lleno de miedo cuando San Pablo hablaba de la enseñanza de la castidad en el Evangelio, obviamente porque San Pablo le informo que los pecados en esta consideración excluyen a uno del cielo. Félix estaba aterrorizado solo porque San Pablo no le enseño el falso evangelio de la justificación solo por la fe.

OCUPARNOS EN NUESTRA SALVACIÓN CON TEMOR Y TEMBLOR

Filipenses 2:12- “Por tanto, amados míos, como siempre habéis obedecido, no como en mi presencia solamente, sino mucho más ahora en mi ausencia, ocupaos en vuestra salvación, con temor y temblor.”

Ocupar nuestra salvación con «temor y temblor», obviamente porque el hombre puede perder su salvación por un pecado mortal en cualquier tiempo.

EL LIBRO DE ROMANOS CLARAMENTE INDICA QUE LOS TRABAJOS SON PARTE DE NUESTRA JUSTIFICACIÓN Y SALVACIÓN

*PARA UNA REFUTACIÓN DE LA OBJECIÓN RELATIVA A ROMANOS 3:28 Y LA FRASE «OBRAS DE LA LEY» – UNA IDEA FALSA COMÚN DEL PROTESTANTE – VÉASE LA RESPUESTA A ESTA OBJECIÓN AL FINAL DE ESTA SECCIÓN

La teología protestante, qué dice que el hombre es justificado por fe sola, es contradictoria cercas al principio del Libro hacia los Romanos por la discusión de Pablo en el capitulo 2 de cómo la gente será condenada por lo que hacen. Es también contradictorio cuando Pablo dice en el libro hacia los Romanos que Dios recompensara a cada uno conforme a sus OBRAS; y que la vida eterna es para los que por su perseverancia en las buenas obras.

Es muy interesante que en estos pasajes vengan al principio del libro hacia los romanos. Esta era la forma en que Dios quito cualquier mal entendimiento sobre la necesidad de hacer y evitar los pecados para la salvación pues que pueden surgir mal interpretaciones heréticas en los pasajes mas adelantes qué fueron escritos para enfatizar que el hombre no es justificado por las obras de la Ley antigua. (Estos conceptos erróneos e heréticos rodean la frase «obras de la ley», qué es discutido con detalle al fin de esta sección.)

Romanos 2:2-3- “… el juicio de Dios contra los que hacen tales cosas es según verdad. ¿Y piensas esto, oh hombre, que juzgas a los que hacen tales cosas y haces lo mismo, que tú escaparás del juicio de Dios?”

San Pablo dice que el juicio de Dios es contra los que practican tales cosas. El sigue diciendo que los que practican tales cosas no escaparan el juicio de Dios. Pero, ¿Cuáles cosas? Al fin del capitulo (capitulo 1), el dio una lista de los pecados mortales, incluyendo el fornicar, la codicia, las maldades, etc. Entonces, San Pablo es muy claro que en el principio de Romanos 2 que los que practican tales cosas recibirán condenación. Por eso el procede a decir:

Romanos 2:5-6- “Mas por tu dureza, y tu corazón no arrepentido, atesoras ira para ti mismo, para el día de la ira y de la manifestación del justo juicio de Dios, el cual pagará a cada uno conforme a sus obras.”

El va a recompensar a cada hombre conforme a sus obras o hechos, no solo en la basis por fe sola. El continúa:

LA VIDA ETERNA ES PARA LOS CREYENTES QUE PERSEVERARON EN BIEN HACER EN LAS BUENAS OBRAS

Romanos 2:7- “A los que, perseverando en bien hacer, buscan gloria y honra e inmortalidad, vida eterna.”

Entonces, la vida eterna es para los que su perseveraron en las BUENAS OBRAS.

LA MUERTE ETERNA ES PARA AQUELLOS QUE NO OBEDECEN A LA VERDAD Y OBRAN LO MALO

Romanos 2:8-10- “Pero indignación e ira, a los que son contenciosos y no obedecen a la verdad, antes obedecen a la injusticia. Tribulación y angustia sobre todo ser humano que hace lo malo, el judío primeramente, y también el griego. Pero gloria y honra y paz a todo el que hace lo bueno, al judío primeramente, y también al griego.”

San Pablo abundantemente menciona claramente que la vida eterna no es dada solo por la fe, pero para aquellos que obra el bien; y que la muerte eterna es para cada hombre, incluyendo a los que creen, quien obre lo malo y cometa pecados mortales y muera en ese estado.

EL ESPÍRITU SANTO ES DERRAMADO EN LOS CORAZONES JUSTIFICADOS: UNA SANTIFICACIÓN INTERIOR

Romanos 5:5- “La esperanza no avergüenza; porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos es dado.”

Aquí podemos mirar que los que son justificados el amor de Dios son derramados en sus corazones. Este es la perspectiva católica sobre la justificación, que es que la justificación son verdaderamente santificados interiormente.

LA PAGA DEL PECADO ES LA MUERTE – REFUTA SOLO POR LA FE

Romanos 6:12,23- “No reine, pues, el pecado en vuestro cuerpo mortal, para que le obedezcáis en sus concupiscencias… Porque la paga del pecado es muerte; mas el don de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.”

Obviamente, esto solo puede tener sentido si la comisión de los pecados mortales causa la perdida de la justificación en uno y lo pone en el estado de ser digno a la eterna muerte. No tiene sentido en la teología protestante. Por eso es qué San Pablo continuo a decir:

SI LOS CREYENTES VIVEN SEGÚN LA CARNE, ELLOS MORIRÁN ETERNAMENTE

Romanos 8:12-13- “Así que, hermanos, deudores somos, no a la carne, para que vivamos conforme a la carne. Porque si vivís conforme a la carne, moriréis, mas si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis.”

Hablando a los «hermanos», eso es, a los creyentes, el dice que si alguno comete grave pecados de la carne ellos morirán eternamente: serán condenados. Eso contradice totalmente la justificación por fe sola, una vez salvado siempre salvado, etc.

En Romanos capitulo 11, llegamos a un verso qué devasta totalmente la teología protestante.

Romanos 11:20-22- “Bien; por su incredulidad fueron quebradas, mas tú por la fe estás en pie. No te enaltezcas, antes teme. Porque si Dios no perdonó a las ramas naturales, mira, no sea que a ti tampoco te perdone. Mira, pues, la bondad y la severidad de Dios; la severidad ciertamente en los que cayeron; mas la bondad para contigo, si permaneciereis en su bondad; pues de otra manera tú también serás cortado.”

Romanos capitulo 11 clamadamente habla de los judíos siendo cortados por su incredulidad. Y después San Pablo dice en el verso 22, que los cristianos también serán cortados a menos que ellos perseveran en lo bueno. Esto devasta las ideas de la justificación por fe sola y una vez salvado siempre salvado.

EL CREYENTE TOMA LA EUCARISTÍA INDIGNAMENTE, COME Y BEBE SU PROPIA CONDENACIÓN

1 Corintios 11:28- “Por tanto, examínese cada uno a sí mismo, y coma así del pan, y beba de la copa. Porque el que come y bebe indignamente, come y bebe juicio para sí, no discerniendo el cuerpo del Señor.

San Pablo dice que aquellos quien come la Eucaristía indignamente son culpables de grave pecado contra el Cuerpo y Sangre de Nuestros Señor y, bebe su propia condenación. Claro, el le esta hablando a los creyentes como lo hizo claro en 1 Cor. 5:12. Esto es claro también del hecho que solo los creyentes son participantes en la Eucaristía. Por esa razón, esto demuestra que los creyentes pueden ser condenados por los graves pecados, tal como la recepción sacrílega de la eucaristía. Este pasaje destruye la idea protestante de la justificación por fe sola y confirma la enseñanza católica.

1 COR. 7 DESTRUYE LA JUSTIFICACION POR FE SOLA, POR ENSEÑAR QUE LE VALE MÁS AL CREYENTE CASARSE QUE QUEMARSE

1 Corintios 5:12- “Porque ¿qué me va a mí en juzgar a los que están fuera? ¿No juzgáis vosotros a los que están dentro? Porque a los que están fuera, Dios juzgará. Quitad, pues, a ese perverso de entre vosotros.”

San Pablo hace ver claramente en 1 Corintios que él está hablando sobre los problemas que pueden caer a esos dentro de la Iglesia. Esto llega ser muy significante en el capitulo 7.

1 Corintios 7:1-9- “En cuanto a las cosas de que me escribisteis, bueno es al hombre no tocar mujer. Mas para evitar fornicaciones, cada varón tenga su propia esposa, y cada mujer tenga su propio marido. El marido pague a su esposa la debida benevolencia; y asimismo la esposa a su marido. La esposa no tiene potestad de su propio cuerpo, sino el marido; e igualmente tampoco el marido tiene potestad de su propio cuerpo, sino la esposa. No os defraudéis el uno al otro, a no ser por algún tiempo de mutuo consentimiento, para ocuparos en ayuno y oración; y volved a juntaros en uno, para que no os tiente Satanás a causa de vuestra incontinencia. Pero esto digo por permisión, no por mandamiento. Quisiera más bien que todos los hombres fuesen como yo; pero cada uno tiene su propio don de Dios; uno de una manera, y otro de otra. Digo, pues, a los solteros y a las viudas, que bueno les sería si se quedasen como yo, pero si no pueden contenerse, cásense; que mejor es casarse que quemarse.”

Ay varias cosas extremamente significantes en este pasaje. Primero, uno puede mirar la enseñanza clara y repetida que el estado de célibes es superior al estado de matrimonio. Esto confirma la enseñanza católica. La Iglesia Católica enseña que el estado matrimonial no es un caso malo, pero un estado inferior al estado de celibato. Jesús enseña lo mismo en Mateo 19:12, pero Él dice que no todos pueden hacen una obligación de dar todas sus vidas para Dios. Esta enseñanza bíblica sobre el celibato es la razón porque los religiosos y sacerdotes de la Iglesia Católica del Rito Romano hacen la promesa de celibato.

Ahora hacia el punto principal de acuerdo a la idea protestante sobre la justificación por fe sola. Ya establecimos que en 1 Corintios 5:12, San Pablo hace ver muy claro que el les esta hablando a los creyentes. Hablando con creyentes, San Pablo dice que «que mejor es casarse que quemarse» (1 Cor. 7:9). Esto claramente indica que hasta los verdaderos creyentes que caen en graves pecados pueden perder su justificación y quemarse en el infierno. El les esta diciendo que es mejor casarse que quemarse, obviamente porque algunos de ellos caerían en pecados mortales de la carne si ellos no se casarían. Esto completamente refuta la religión protestante y confirma la enseñanza católica sobre la justificación.

LA SANTIFICACIÓN Y LA JUSTIFICACIÓN OCURREN AL MISMO TIEMPO

1 Corintios 6:11- “Y esto erais algunos de vosotros; mas ya sois lavados, ya sois santificados, ya sois justificados en el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios.”

Nota que este verso habla sobre aquellos que ya han sido justificados como “santificados” antes de mencionar que ellos han sido justificados. Esto prueba que la santificación y la justificación ocurren al mismo tiempo. Esto contradice el punto de vista de justificación del protestante, qué es que la justificación y la santificación no son una y la misma cosa. Los protestantes sostienen que el hombre es declarado justificado pero que no permanece interiormente santificado.

UNO DEBE GUARDAR LAS OBRAS DE JESÚS «HASTA EL FIN»

Apocalipsis 2:23-25- “… y todas las iglesias sabrán que yo soy el que escudriño los riñones y los corazones; y daré a cada uno de vosotros según sus obras… Pero lo que tenéis, retenedlo hasta que yo venga. Y al que venciere y guardare mis obras hasta el fin, yo le daré potestad sobre las naciones.”

Este versículo habla por sí mismo. Refuta por completo el punto de vista del protestante.

Apocalipsis 3:11-12- “He aquí, yo vengo pronto; retén lo que tienes, para que ninguno tome tu corona. Al que venciere, yo lo haré columna en el templo de mi Dios, y nunca más saldrá de allí.”
Apocalipsis 7:14- “Y yo le dije: Señor, tú lo sabes. Y él me dijo: Éstos son los que han salido de gran tribulación, y han lavado sus ropas, y las han emblanquecido en la sangre del Cordero.”

La referencia a las ropas o prendas de vestir para la boda en la Biblia se refiere al estado de la justificación. Los que no tienen esta prenda de vestir o ropas están condenados, como se ve en Mateo 22. Así, la gente está justificada, no solo por la fe; sino por la fe y las obras y, por ejemplo, los que vinieron de la grande tribulación.

En los capítulos 13 y 14 del Apocalipsis, leemos acerca de la marca de la bestia y que aquellos que la reciben no se salvaran. Esto demuestra una vez más que lo que haces determinará si o no estarás salvo.

LOS MUERTOS SERÁN JUZGADOS SEGÚN SUS OBRAS

En el capítulo 20 del Apocalipsis, leemos sobre el juicio final.

Apocalipsis 20:12-13 “Y vi los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios; y los libros fueron abiertos; y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras. Y el mar dio los muertos que estaban en él; y la muerte y el infierno dieron los muertos que estaban en ellos; y fueron juzgados cada uno según sus obras.

Este versículo es otra prueba irrefutable del hecho de que el punto de vista del protestante sobre la justificación no es completamente bíblico.

Apocalipsis 22:12- “Y he aquí, yo vengo pronto, y mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según fuere su obra.
Apocalipsis 21:8- “Mas los temerosos e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras, y todos los mentirosos, tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda.”
Apocalipsis 22:19- “Y si alguno quitare de las palabras del libro de esta profecía, Dios quitará su parte del libro de la vida, y de la santa ciudad, y de las cosas que están escritas en este libro.”

Este es solo otro versículo que demuestra que lo que tú hagas puede excluirte de la salvación.

EL HOMBRE DEBE PERMANECER EN LA FE PARA SALVARSE

Colosenses 1:21-23- “Y también a vosotros, que erais en otro tiempo extraños y enemigos en vuestra mente por las malas obras, ahora os ha reconciliado en su cuerpo de carne, mediante la muerte; para presentaros santos y sin mancha e irreprensibles delante de Él; si en verdad permanecéis fundados y firmes en la fe, y sin moveros de la esperanza del evangelio que habéis oído, el cual es predicado a toda criatura que está debajo del cielo; del cual yo Pablo fui hecho ministro…”

Esto claramente demuestra que los que la palabra de Dios se identifica como verdaderos creyentes (personas que pueden ser presentados como reconciliados y sin mancha ante Dios) pueden perder la fe y dejar de creer en el Evangelio, perdiendo así la salvación. Refuta el «una vez salvo siempre salvo» y coincide con la verdad católica.

LOS CREYENTES PUEDE SER PRIVADOS DE SU RECOMPENSA ETERNA

Colosenses 2:18- “Nadie os prive de vuestra recompensa, afectando humildad y adoración a los ángeles, entremetiéndose en lo que no ha visto, vanamente hinchado por su propia mente carnal…”

Vemos una vez más que los creyentes pueden perder su salvación. No hay duda que él está hablando sobre aquellos que tiene la verdadera fe, porque él ya había dicho:

Colosenses 2:12- “Sepultados con Él en el bautismo, en el cual también sois resucitados con Él, mediante la fe en el poder de Dios que le levantó de los muertos.”

Y luego les advierte una vez más sobre una forma de idolatría que estaba presente en aquella época, diciendo que si hacen ciertas cosas ellos se perderán:

Colosenses 2:20-22- “Si habéis muerto con Cristo en cuanto a los rudimentos del mundo, ¿por qué, entonces, como si vivieseis en el mundo, os sometéis a ordenanzas tales como: No toques, no gustes, no manejes (todas las cuales habrán de perecer con el uso), según mandamientos y doctrinas de hombres?”

EL JUSTO CON DIFICULTAD SE SALVA

1 Pedro 4:17-18- “Porque es tiempo de que el juicio comience por la casa de Dios; y si primero comienza por nosotros, ¿cuál será el fin de aquellos que no obedecen al evangelio de Dios? Y si el justo con dificultad es salvo; ¿en dónde aparecerá el impío y el pecador?”

Notas aquí que dice que si «el justo» con dificultad se salva. No cabe duda que San Pedro estaba hablando de un hombre justificado de la Iglesia porque él habla aquí que el juicio comienza por la «casa de Dios», que es la Iglesia.

Hay dos formas de comprender este versículo, y las dos contradicen la idea de la justificación solo por la fe. La primera es que el justo de la Iglesia con dificultad, es decir raramente, se salva porque la mayoría de aquellos que en un tiempo estaban justificados ahora cayeron y no perseveraron hasta el fin. Esto coincide con el entendimiento católico tradicionalista que hasta la mayoría de los católicos se pierden porque no tiene mucho interés o no hacen lo necesario para salvarse. Por lo tanto, ellos pierden su justificación en algún punto, y mueren en el estado de pecado mortal.

La otra y única interpretación que se puede avanzar es que «dificultad» significa difícilmente: que es muy trabajoso para el hombre justo que se salve. Es decir, que el hombre justificado debe hacer un esfuerzo para salvarse; él no está seguro de su salvación solo por la fe ni se establece un decreto desde el momento que él creyó.

LOS CREYENTES ORAN PARA SER DIGNOS

En el capítulo 1 de 2 Tesalonicenses, vemos que pueden aun no tener la salvación los que están en la posesión de la verdadera fe, así refutando las ideas del protestante y afirmando la verdad católica:

2 Tesalonicenses 1:3- “Debemos siempre dar gracias a Dios por vosotros, hermanos, como es digno, por cuanto vuestra fe va creciendo sobremanera, y el amor de cada uno de vosotros, abunda más y más de unos para con otros…”
2 Tesalonicenses 1:7- “… cuando sea revelado del cielo el Señor Jesús con sus ángeles poderosos, en llama de fuego, para cobrar venganza de los que no conocen a Dios, y no obedecen al evangelio de nuestro Señor Jesucristo; los cuales serán castigados con eterna perdición excluidos de la presencia del Señor, y de la gloria de su poder, cuando viniere para ser glorificado en sus santos, y para ser admirado en aquel día en todos los que creen (porque nuestro testimonio ha sido creído entre vosotros). Por lo cual asimismo oramos siempre por vosotros, que nuestro Dios os tenga por dignos de este llamamiento, y cumpla todo buen deseo de su bondad, y la obra de fe con poder.”

Podemos ver que la idea de que los que creen en Jesús ya están seguros o garantizados de la salvación (p. ej., las predicaciones de Billy Graham) es un falso evangelio completamente ajeno a San Pablo. San Pablo siempre oraba por estos verdaderos creyentes para que Dios los tenga por dignos. Esto indica que ellos (aunque sean verdaderos creyentes) no pueden ser dignos en el Día del Juicio. ¿Cómo puede ocurrir esto? Solo podrá ocurrir si ellos caen en algún grave pecado (mortal) o perder la fe.

LA MUJER SE SALVARA ENGENDRANDO HIJOS, SI PERMANECE EN LA FE

1 Timoteo 2:15- “Pero será salva [la mujer] engendrando hijos, si permanecieren en fe y amor y santidad, con modestia.”

Esto destruye el punto de vista del protestante sobre la justificación y la salvación. Indica que la gente que tiene la fe, la puede perder, y deben permanecer en santidad para salvarse. No es sorpresa alguna que un protestante que intentó responder a este verso en un debate sobre la justificación no tuvo ninguna respuesta sobre este pasaje. Él respondió que es «muy misteriosos».

LOS CONVERSOS PUEDEN CAER EN EL JUICIO DEL DIABLO, Y ASÍ PERDER SU SALVACIÓN

1 Timoteo 3:1-2, 6- “Palabra fiel: Si alguno anhela obispado, buena obra desea. Pero es necesario que el obispo sea irreprensible… No un neófito, no sea que envaneciéndose caiga en condenación del diablo.”

Aquí está hablando San Pablo sobre los candidatos para un obispo de la Iglesia. Por tanto, el habla claramente de los creyentes. Él nos dice que un «neófito» - es decir, un nuevo converso – puede caer en condenación del diablo. Qué golpe contra a la justificación solo por la fe y la herejía de la seguridad eterna.

POR LA GRACIA DE DIOS, TE SALVARAS POR HACER COSAS

1 Timoteo 4:16- “Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina; persiste en ello; pues haciendo esto, te salvarás a ti mismo y a los que te oyeren.”

Aquí vemos que uno debe persistir en la fe para salvarse. Por tanto, uno sí puede perder la fe. ¡Vemos también que es por el hecho de hacer las obras será como nos salvaremos!

Este versículo es muy importante porque algunos protestantes – los que predican una falsa doctrina de la justificación solo por la fe – les gustan comparar los puntos de vista del católico y del protestante bajo esto términos: La perspectiva protestante [dicen ellos] es sobre como Jesús salva al hombre e hizo todo el trabajo; pero la perspectiva católica es sobre como el hombre hace el trabajo y se salva a sí mismo. Es obvio que la perspectiva católica no sobre como el hombre se salva a sí mismo, pero que Jesús salva al hombre al hacer posible la salvación. El hombre no puede hacer nada sin Jesús. Sin embargo, el hombre debe cooperar con la gracia de Dios. Si coopera y aprovecha de la salvación que Jesús nos ha puesto a disposición, y hace las cosas que Dios requiere, pues él salvará a sí mismo.

En el versículo de arriba, uno ve que la Biblia enseña la perspectiva católica; no todo es Jesús sin la cooperación del hombre. Mejor dicho, las obras y hechos del hombre (es decir, lo que hace el hombre) determinan claramente si él – y otros – lograran la salvación.

Los protestantes de solo por la fe tendrían que condenar el versículo de arriba como herético.

UN CREYENTE PUEDE NEGAR LA FE Y CONVERTIRSE PEOR QUE UN INCRÉDULO

1 Timoteo 5:8- “Y si alguno no provee para los suyos, y mayormente para los de su casa, ha negado la fe, y es peor que un incrédulo.”

Conocemos que San Pablo está hablando aquí sobre los creyentes. Porque si él estuviera hablando sobre los no creyentes entonces sería absurdo decir que el hombre que no provee para los suyos sería pero que un incrédulo (un no creyente). Solo diría: aquel no sería un creyente. Lo empeora a este hombre y lo hace diferente a un incrédulo es que él es un creyente y actúa de tal manera. Por lo tanto, San pablo está diciendo otra vez que un creyente puede caer y sería pero que un incrédulo – que obviamente significa que aquel puede ponerse en el camino al infierno.

SAN PABLO TODO LO SUFRE PARA QUE LOS CREYENTES OBTENGAN LA SALVACIÓN

2 Timoteo 2:10- “Por tanto, todo lo sufro por amor de los escogidos, para que ellos también obtengan la salvación que es en Cristo Jesús con gloria eterna.”

San Pablo dice que sus sufrimientos, sus labores, sus obras están conectados si la gente obtendrá la salvación o no.

SAN PABLO SE ALEGRA PORQUE ÉL HA GUARDADO LA FE, OBVIAMENTE PORQUE LOS CREYENTES LA PUEDEN PERDER

2 Timoteo 4:6-7- “Porque yo ya estoy para ser sacrificado, y el tiempo de mi partida está cercano. He peleado la buena batalla, he acabado mi carrera, he guardado la fe.”

ALEJANDRO EL CALDERERO SERÁ PAGADO CONFORME A SUS HECHOS

2 Timoteo 4:14- “Alejandro el calderero me ha causado muchos males; el Señor le pague conforme a sus hechos.”

UNO DEBE SOPORTAR Y RESISTIR LA TENTACIÓN PARA TENER LA CORONA DE VIDA

Santiago 1:12- “Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando hubiere sido probado, recibirá la corona de vida, que el Señor ha prometido a los que le aman.”

Claro está que uno debe soportar hasta el final y resistir la tentación para tener la corona de vida.

LOS PECADOS DE LA LUJURIA ENGENDRA MUERTE ETERNA – POR TANTO NO ES SOLO POR LA FE

Santiago 1:13-15- “Cuando uno es tentado, no diga que es tentado de parte de Dios; porque Dios no puede ser tentado con el mal, ni Él tienta a nadie; sino que cada uno es tentado cuando de su propia concupiscencia es atraído, y seducido. Y la concupiscencia, cuando ha concebido, da a luz el pecado; y el pecado, siendo consumado, engendra muerte.”

Notas aquí que los pecados de la lujuria que son consentidos engendran muerte – y claramente que está hablando de la muerte eterna (la condenación). Por lo tanto, el hombre no es justificado solo por la fe.

El segundo capítulo de Santiago, literalmente, borra la idea protestante de la solo por la fe, y una vez salvo, siempre salvo. Martin Lutero llama el libro de Santiago «una epístola de paja» y quería sacarlo de su versión de la Biblia hasta que sus amigos le convencieron de que sería una medida demasiado radical. Los versículos siguientes, que rechazan la justificación solo por la fe, son la razón porque Lutero criticó este libro de la Biblia:

Santiago 2:14- “Hermanos míos, ¿qué aprovechará si alguno dice que tiene fe, y no tiene obras? ¿Podrá la fe salvarle?
Santiago 2:17- “Así también la fe, si no tiene obras, es muerta en sí misma.”
Santiago 2:18- “Pero alguno dirá: Tú tienes fe, y yo tengo obras; muéstrame tu fe sin tus obras, y yo te mostraré mi fe por mis obras.”
Santiago 2:19- “Tú crees que hay un Dios; bien haces; también los demonios creen y tiemblan.”
Santiago 2:20- “¿Mas quieres saber, oh hombre vano, que la fe sin obras es muerta?”
Santiago 2:21- “¿No fue justificado por las obras, Abraham nuestro padre, cuando ofreció a su hijo Isaac sobre el altar?”
Santiago 2:22-23- “¿No ves que la fe actuó con sus obras, y que la fe fue perfeccionada por las obras? Y se cumplió la Escritura que dice: Abraham creyó a Dios, y le fue imputado por justicia, y fue llamado: Amigo de Dios.”

Santiago 2:24- “Vosotros veis, pues, que el hombre es justificado por las obras, y no solamente por la fe.”

Esta es la única vez en toda la Biblia cuando las palabras fe y solo (o solamente) son unidas. Y la Biblia dice que ¡EL HOMBRE ES JUSTIFICADO POR LAS OBRAS, Y NO SOLAMENTE POR LA FE!

Santiago 2:25- “Asimismo también Rahab la ramera, ¿no fue justificada por obras, cuando recibió a los mensajeros y los envió por otro camino?”
Santiago 2:26- “Porque como el cuerpo sin el espíritu está muerto, así también la fe sin obras está muerta.”

OBJECCIONES:

¿QUÉ HAY SOBRE ESOS PASAJES QUE DICEN QUE LOS QUE CREEN EN JESÚS SE SALVARAN?

RESPUESTA: PARA JESÚS, CREER EN ÉL PARA LA SALVACIÓN SIGNIFICA NECESARIAMENTE DE SEGUIRLO Y DE GUARDAR SUS PALABRAS Y MANDAMIENTOS HASTA EL FINAL. ESTO SE DEMUESTRA POR LA INMEDIATA O POR EL CONTEXTO AMPLIADO DE TODOS LOS CASOS DONDE JESÚS DICE QUE LOS QUE CREEN EN ÉL SE SALVARA, ASÍ COMO TODOS LOS OTROS PASAJES QUE HEMOS CUBIERTO.

EL PRIMER EJEMPLO: JUAN 3:16

Juan 3:16- “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en Él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.”

Uno puede ver este versículo en los carteles en los estadios de deportes, en los pasos elevados en las carreteras, y en muchos otros lugares. Los protestantes creen que es el mejor, o uno de los mejores ejemplos de la enseñanza de la Biblia que todo aquel que cree es salvado solo por la fe. Lo que no te dicen o dejan de percibir es lo que viene en los versículos que siguen inmediatamente de Juan 3:16.

Juan 3:17-20- “Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por Él. El que en Él cree, no es condenado, pero el que no cree, ya es condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios. Y ésta es la condenación; que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas. Porque todo el que hace lo malo aborrece la luz, y no viene a la luz, para que sus obras no sean reprobadas.”

Es fascinante que en el mismo contexto que sigue inmediatamente de Juan 3:16 vemos unas referencias prominentes a la condenación de malas obras, así como a las personas que hacen el mal y a las obras que son juzgadas. Esto deja claro que la fe en el Hijo Unigénito de Dios que conceda la salvación es una fe que debe ir acompañada de la perseverancia en las buenas acciones y buenas obras. A Jesús, creer en Él para salvación es seguir y mantener sus palabras y sus mandamientos, como todos los otros pasajes que hemos cubierto demostrar. Por lo tanto, este versículo no enseña la justificación por la fe sola. Para Jesús, creer en él para la salvación significa necesariamente de seguirlo y de guardar sus palabras y mandamientos hasta el final. Esto se demuestra por la inmediata o por el contexto ampliado de todos los casos donde Jesús dice que los que creen en él se salvara, así como todos los otros pasajes que hemos cubierto. Por tanto, este versículo no enseña la justificación solo por la fe.

EL SEGUNDO EJEMPLO: ROMANOS 10: SI CONFESARES CON TU BOCA… SERÁS SALVO

Romanos 10:9 es otro versículo que los protestantes intentan traer para demostrar que ellos sí se salvaran solo por la fe en Jesús.
Romanos 10:9-10- “…Cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón. Ésta es la palabra de fe la cual predicamos: Que si confesares con tu boca al Señor Jesús, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para justicia, mas con la boca se hace confesión para salvación.”

Sin embargo, una vez más, el contexto nos demuestra que el entendimiento del protestante de este pasaje es falso. Lo que no conocen es que el pasaje de arriba (Romanos 10:8-10) está citando Deuteronomio 30:14 y siguiendo. Las notas en tu Biblia te demostraran la referencia a Deuteronomio 30:14. Pues, Deuteronomio 30:14 y siguiendo habla sobre LA NECESIDAD DE HACER OBRAS DE DIOS Y DE GUARDAR LOS MANDAMIENTOS.

Deuteronomio 30:14-16- “Porque muy cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón, para que la cumplas [Citado en Romanos 10:8]. Mira, yo he puesto delante de ti hoy la vida y el bien, la muerte y el mal: Porque yo te mando hoy que ames a Jehová tu Dios, que andes en sus caminos, y guardes sus mandamientos y sus estatutos y sus derechos, para que vivas y seas multiplicado, y Jehová tu Dios te bendiga en la tierra a la cual entras para poseerla.”

Esta referencia a Deuteronomio 30:14 en Romanos 10:8-10 demuestra que para Pablo y a sus oyentes, fue entendido que el creer para la salvación es de seguir y de guardar y de hacer las obras que son necesarias para la salvación. Solo de esa manera «vivirá» el creyente y tendrá la salvación. La perspectiva de los protestantes sobre la justificación es simplemente todo un mal entendido de la Escritura, como es demostrado una vez más por el contexto entero.

EL TERCER EJEMPLO: JUAN 5:24

Leyendo esto en aislamiento, algunos protestantes piensan que todos los creyentes tienen segura la salvación.

Juan 5:24- “El que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida.”

Pero solo unos versículos después, empezando en Juan 5:28, Jesús dice esto:

Juan 5:28-29- “No os maravilléis de esto; porque viene la hora cuando todos los que están en los sepulcros oirán su voz; y los que hicieron bien, saldrán a resurrección de vida; y los que hicieron mal, a resurrección de condenación.”

Una vez más, vemos que la gente será condenada sobre la base de lo que han hecho, no sólo sobre la base de que si han creído. Invariablemente, para Jesús, creer en él para la salvación está en seguirlo y guardar sus palabras y hacer las obras que son necesarias para la salvación.

EL CUATRO EJEMPLO: JUAN 6:47

Juan 6:47- “De cierto, de cierto os digo: El que cree en mí tiene vida eterna.”

Algunos protestantes les gustan citar este pasaje para argüir por la justificación solo por la fe. Pero este es refutado fácilmente por el contexto entero de Juan 6. Casi todo el capítulo trata de cómo uno no solo debe creer para la salvación, pero que uno debe comer la carne del Hijo del Hombre para salvarse. Por tanto, no es solo por la fe. Uno debe comer la Carne y Sangre de Jesús para salvarse. Esto está cubierto en la sección sobre la Eucaristía, pero este es otro ejemplo donde el contexto ampliado refuta el concepto erróneo del protestante.

Juan 6:53-54- “Y Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: Si no coméis la carne del Hijo del Hombre, y bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros. El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna; y yo le resucitaré en el día postrero.”
Juan 6:58- “Éste es el pan que descendió del cielo: No como vuestros padres que comieron el maná, y murieron; el que come de este pan vivirá eternamente.”

¿QUÉ HAY SOBRE EFESIOS 2:8-9, POR GRACIA SOIS SALVOS POR MEDIO DE LA FE, NO POR OBRAS?

Los no católicos citan frecuentemente el siguiente versículo siguiente para intentar de demostrar que el hombre esta salvo solo por la fe.

Efesios 2:8-9- “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe, y esto no de vosotros; pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe.”

Sin embargo, este argumento también falla. Como ahora demostrare, este argumento falla porque este versículo está hablando específicamente sobre la gracia inicial de recibir el bautismo en agua. El bautismo en agua no es una obra «de vosotros», sino un sacramento instituido por Dios. No hay trabajo que tú puedas hacer que pueda sustituir el poder del bautismo en agua. Se dice que «salva», ya que quita el pecado original del hombre y lo pone en el estado inicial de la justificación. La prueba de que Efesios 2:8-9 en realidad se está refiriendo al bautismo en agua se encuentra cuando se compara este pasaje a Tito 3:5. Mira esto:

Efesios 2:8-9- “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe, y esto no de vosotros; pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe.”

Tito 3:5- “Nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hayamos hecho, sino por su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y de la renovación del Espíritu Santo.”

Notas que los dos pasajes son muy similares. Están hablando de lo mismo. Ambos mencionan de ser salvos, y no de las obras que hayamos hecho. Efesios 2:8-9 lo describe ser salvado por medio de «la fe»; Tito 3:5 lo describe ser salvado por el lavamiento de la regeneración y de la renovación en el Espíritu Santo. Se refieren a lo mismo.

Tito 3:5, sin duda, se refiere al bautismo en agua, incluso lo admitieron Juan Calvino y Martin Lutero (a pesar de que negaron todas las implicaciones de esa admisión en lo que respecta a la regeneración bautismal). Efesios 2:8-9 también está hablando sobre el bautismo en agua; solo es que en Efesios 2:8-9 lo llama «la fe» porque al aceptar el bautismo es de someterse a la fe; así es como uno se une a la fe, como Jesús lo hizo claro en Mateo 28:18-20: «Por tanto, id, y enseñad a todas las naciones, bautizándoles en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.» El bautismo también es descrito como la «fe» en Gálatas 3:

Gálatas 3:26-27- “Porque todos sois hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús, porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo estáis revestidos.”

Vemos que el recibir el bautismo es sinónimo con el recibir «la fe» en Cristo Jesús. Para aun afirmar más que Efesios 2:8-9 es de ser salvado por el bautismo, vamos a ampliar la comparación:

Efesios 2:8-9- “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe, y esto no de vosotros; pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe.”

Tito 3:5- “Nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hayamos hecho, sino por su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y de la renovación del Espíritu Santo.”

1 Pedro 3:20-21- “… cuando una vez esperaba la paciencia de Dios en los días de Noé, mientras se aparejaba el arca; en la cual pocas, es decir, ocho almas fueron salvadas por agua. A la figura de lo cual el bautismo que ahora corresponde nos salva…”

Esto demuestra que Efesios 2:8-9 se refiere a la gracia inicial del bautismo. Efesios 2:8-9 no está hablando sobre la justificación continua de los que ya han sido bautizados, pero simplemente como la gente inicialmente fueron llevados a cabo del pecado original y dados la gracia de la justificación. No hay obra que cualquiera pueda hacer que podrá reemplazar o sustituir el bautismo en agua y la gracia que concede: primero la justificación y la eliminación del pecado original. Pero una vez que la persona entre a la Iglesia por el bautismo (que es la obra de Dios), sus hechos y obras realmente se convierten en parte del proceso de justificación y un factor que determinará si mantiene la justificación. Esto se desprende claramente de la abundancia de pasajes (p. ej., Santiago 2:24) que ya hemos cubierto. Por tanto, este es otro ejemplo de un argumento protestante que no se sostiene en el contexto de la Escritura.

El bautismo no es una obra de justicia que hemos hecho; es el sacramento que Jesús instituyó, que derrama su Sangre salvadora y la limpieza del Espíritu Santo.

¿QUÉ HAY SOBRE LA DECLARACIÓN DE QUE EL HOMBRE ES JUSTIFICADO POR FE «SIN LAS OBRAS DE LA LEY» (ROMANOS 3:28)?

A los protestantes les gusta citar Romanos 3:28 y otros pasajes similares. Ellos piensan que estos pasajes enseñan que el hombre está justificado solo por la fe, sin cualquiera consideración de acciones u obras del humano. Sin embargo, esto es completamente incorrecto. De hecho, al no entender lo que significa la frase «obras de la ley» es uno de los mayores conceptos erróneos en el protestantismo.

Romanos 3:28- “Concluimos, pues, que el hombre es justificado por fe sin las obras de la ley.” (VRV)
LBLA- “Porque concluimos que el hombre es justificado por la fe aparte de las obras de la ley.”

Martin Lutero pensó que este pasaje enseñaba que el hombre es justificado por la fe aparte de todas las buenas obras o hechos de humanos (p. ej., evitar el pecado, etc.). Sin embargo, esto es completamente incorrecto.

Como hemos visto, Santiago dice en Santiago 2:24 que el hombre es justificado por las obras y no solamente por la fe. Lo quiere decir aquí y en todo el Nuevo Testamento con la frase «las obras de la ley» es el sistema del Antiguo Testamento y las prescripciones. «Las obras de la ley» significa las obras de la antigua ley. Pablo escribía a las personas que se quedaron estancados en la idea de que el sistema de la ley antigua, con la circuncisión, los alimentos puros e impuros, los sacrificios rituales, etc. es indispensable.

Romanos 3:28 enseña que el hombre es salvado por la fe o la religión de Jesús, aparte de la observación de la ley antigua y todas sus prescripciones, como la circuncisión, etc. Eso es lo que las «obras de la ley» significa que en estos pasajes es demostrado por el contexto de Romanos, pero especialmente de Gálatas 2:14. Observa que la frase «las obras de la ley» se utiliza y se refiere específicamente a la antigua ley (la Ley del Antiguo Testamento), no todas las obras o hechos.

Gálatas 2:14-16- “… teniendo miedo de los que eran de la circuncisión… Si tú, siendo judío, vives como los gentiles y no como los judíos, ¿por qué obligas a los gentiles a judaizar? Nosotros, somos judíos naturales, y no pecadores de los gentiles; sabiendo que el hombre no es justificado por las obras de la ley, sino por la fe de Jesucristo, nosotros también hemos creído en Jesucristo, para ser justificados por la fe de Cristo y no por las obras de la ley, por cuanto por las obras de la ley ninguna carne será justificada.”

Notas que la frase «obras de la ley» es claramente usada por Pablo se refiere a los vivientes «a judaizar» - la observación de la antigua ley, la circuncisión, etc. No se refiere a todas las obras y hechos humanos. Esto es obvio a través del libro de Gálatas. Aquí esta otro ejemplo:

Gálatas 5:3-6- “Y otra vez testifico a todo hombre que se circuncidare, que está obligado a guardar toda la ley. Cristo ha venido a ser sin efecto para vosotros los que por la ley os justificáis; de la gracia habéis caído. Mas nosotros por el Espíritu aguardamos la esperanza de la justicia por fe. Porque en Jesucristo ni la circuncisión vale algo, ni la incircuncisión, sino la fe que obra por amor.”

Como vemos de nuevo aquí, está claro que cuando San Pablo habla de «la ley», y como ningún hombre puede ser justificado por él, está hablando de las obras de la antigua ley: la circuncisión, etc. ¡No está hablando acerca de todas las obras! Ninguna persona honesta puede negar este hecho. Él esta simplemente señalando que la fe/la religión/la Iglesia de Jesucristo tiene poder salvadora en sí misma. Les está diciendo que uno no tiene que observar la antigua ley y su sistema para obtener la salvación que viene de Jesucristo. Aquí está otro ejemplo:

Gálatas 6:13- “Porque ni aun los mismos que se circuncidan guardan la ley, sino que quieren que vosotros seáis circuncidados, para gloriarse en vuestra carne.”

De nuevo vemos que «la ley» se refiere a la antigua ley: la observación de la circuncisión, etc. Ningún hombre es justificado por la antigua ley. También se puede ver que Pablo estaba hablando de la antigua ley en Romanos 3:28 (cuando se utiliza «obras de la ley»), si miramos cuidadosamente el contexto en Romanos 3 y 4.

Romanos 3:1- “¿Qué ventaja, pues, tiene el judío? ¿O de qué aprovecha la circuncisión?”

Podemos ver que el primer versículo de Romanos 3 se refiere a la obra de la circuncisión del Antiguo Testamento. Esto demuestra que San Pablo está haciendo hincapié a los judíos y otros que no necesitaban observar estas prescripciones para la salvación o para entrar en la verdadera fe de Dios que ha sido entregado por el Salvador, Jesucristo.

Filipenses 3 es otro ejemplo que demuestra el punto acerca de lo que la Biblia quiere decir con «la ley» y «obras de la ley» y obrando bajo la ley. En Filipenses 3, San Pablo está explicando que él era un judío que observaba la ley judía. Es en ese contexto preciso que habla de tener una justificación/justicia que no es de su propiedad o de la ley, sino por la fe de Jesús. En otras palabras, su declaración de que la justificación no es de su propiedad de la ley significa que no es de la antigua ley o por haber observado la antigua ley:

Filipenses 3:5-9- “[Yo] circuncidado al octavo día, del linaje de Israel, de la tribu de Benjamín, hebreo de hebreos, en cuanto a la ley, fariseo; en cuanto a celo, perseguidor de la iglesia; en cuanto a la justicia que es en la ley, irreprensible. Pero cuantas cosas eran para mí ganancia, las he estimado como pérdida por amor a Cristo. Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por el cual lo he perdido todo, y lo tengo por estiércol, para ganar a Cristo, y ser hallado en Él, no teniendo mi propia justicia, que es de la ley, sino la que es por la fe de Cristo, la justicia que es de Dios por la fe.”

Es obvio que cuando habla de la justicia o la justificación que es por la fe, que no es suya, de la ley, no está enseñando la justificación solo por la fe. Más bien, él esta simplemente haciendo hincapié en que la ley judía no justifica y no es necesario para la salvación.

Ya hemos visto una gran cantidad de pasajes que demuestran que las acciones humanas y las obras forman parte de si uno tiene justificación y la salvación. Es cierto que por «obras de la ley» Pablo quiere decir que uno no se salva por las obras de la antigua ley, sino por la religión de Jesucristo. Con estos hechos en mente, podemos ver qué trágico y devastador de la interpretación errónea han hecho los millones de protestantes. Esto los ha llevado a errores desastrosos de la justificación solo por la fe y la seguridad eterna – ideas que van en contra de todo el tenor de la Escritura, la necesidad de evitar el pecado, las parábolas de Jesús, etc.

2 Pedro 3:16- “Como también en todas sus epístolas [de Pablo], hablando en ellas de estas cosas; entre las cuales hay algunas difíciles de entender, las cuales los indoctos e inconstantes tuercen, como también las otras Escrituras, para su propia perdición.”

Vídeos Gratis
www.Santos-Catolicos.com
¡DVDs, Artículos y Libros Gratis!
FREE DVDS & VIDEOS
WATCH & DOWNLOAD ALL THE DVDS & VIDEOS FOR FREE!