Jesucristo
Información sobre quiénes somos y sobre nuestra misión

¡Qué Dios los bendiga!
Somos tres inmerecidos servidores de nuestro Dios y Señor Jesucristo quienes, por la gracia de Dios, tratar de vivir como monjes, en castidad y humildad y dedicando nuestras vidas a amar a Dios sobre todas las cosas mientras divulgamos las palabras de Jesús, en las Revelaciones de Santa Brígida, por todo el mundo. Nuestra misión es reunir a hermanos y hermanas que tengan la buena voluntad de predicar, enseñar y divulgar estas Santas Revelaciones a nuestros amados hermanos y hermanas en el mundo. Favor de poner un link en nuestra homepage y contarle a todos sus amigos, parientes y demás sobre este sitio y sobre las maravillosas palabras de nuestro Señor para la salvación de almas. Si usted es un predicador, esperamos y oramos para que predique estas palabras del Espíritu Santo a toda su congregación.

Mateo 12:30 “El que no está por mí, contra mí está; y el que conmigo no recoge, desparrama.”
Este verso claramente enseña que, para poder ser salvados, se necesita salvar del infierno a sí mismo y a los demás. También enseña claramente que si usted no está tratando de salvar almas, de hecho está dañando y dispersando almas. Y Cristo dice que aquellos quienes no tratan de salvar almas son sus enemigos. Entonces, ¿está usted realmente haciendo todo lo que puede?

Humildemente le pedimos que imprima copias de estos libros, agregándole un link a nuestra homepage y entregarlas sin costo alguno a todos sus hermanos y hermanas. Vaya a las iglesias y entréguelas o colóquelas en los vehículos estacionados de las personas que asisten a los servicios eclesiásticos. También le sugerimos que le pregunte al líder de su congregación si está dispuesto a comprar Las Profecías y Revelaciones de Santa Brígida de Suecia para que las tengan toda su congregación a un precio de descuento al mayoreo. También le pedimos que coloque copias de estas grandes revelaciones en todos lados: en puertas, árboles y otros lugares en donde puedan ser vistas por todos ¡para poder salvar tantas almas como sea posible para nuestro Señor Jesucristo!

Estamos buscando traductores que tengan la destreza para hacer una traducción fidedigna, veraz y gramaticalmente correcta de las Revelaciones de Santa Brígida a diversos idiomas.
También necesitamos traductores para otros artículos importantes a otros idiomas para la salvación de las almas. Si usted nos puede ayudar a realizar este trabajo tan importante, favor de comunicarse con nosotros a este sitio: http://www.prophecyfilm.com/contact/. También buscamos a alguien que pueda hacer un libro audio en mp3. Algún día, con la ayuda de usted, el lector, deseamos tener traducciones en por lo menos 50 idiomas. Por favor ayúdenos a encontrar más libros de las Revelaciones de Santa Brígida en otros idiomas. Será recompensado grandemente por nuestro Señor Jesucristo si hace el esfuerzo de divulgar a otras personas Sus divinas palabras, de la manera que pueda. Puede ayudar a divulgar la palabra de Dios de muchas maneras: por ejemplo, escribiendo sobre nuestro sitio y citando las Revelaciones de Santa Brígida o las cosas que son dichas en nuestros videos, agregándole nuestro link o nuestro hiperlink al texto en los foros y blogs etcétera, de manera que las personas puedan encontrar las maravillosas palabras dichas por Nuestro Señor y Su Madre, así como nuestros videos. Puede bajar nuestros videos en distintos sitios de videos, empotrarlos en su propio sitio o en sitios de foros o parecidos y compartirlos con sus amigos y aún con sus enemigos, para que puedan crecer en la verdadera fe o unirse a la verdadera fe. También puede comunicarse con vendedores de libros y editores de los mismos para pedirles que compren con nosotros estos libros o que nos impriman estos libros. Por favor repartan y compartan nuestros libros y DVDs sin costo alguno y envíen correos electrónicos sobre nuestro sitio a distintas personas. También les pedimos que recen el Rosario por el bien de ellos y ruéguenles que también inicien el rezo del Rosario. Porque un corazón endurecido se ablandará al rezar continuamente el Rosario. ¡Ninguna oración es tan poderosa como el Santo Rosario! Si usted puede y está dispuesto a ayudarnos con la salvación de almas, favor de comunicarse con nosotros y le daremos instrucciones adicionales. ¡Ya que al ayudar a las almas de otras personas usted se ayuda a sí mismo!

Santa Brígida fue canonizada por el Papa Bonifacio IX en el año de 1391 y confirmada la canonización por el Papa Martín V en el Concilio de Constanza en el año de 1415.
A las Revelaciones de Santa Brígida se les otorgó un grado excepcionalmente alto de autenticidad, autoridad e importancia desde una fecha temprana. El Papa Gregorio XI (1370-78) las aprobó y confirmó y las juzgó favorables, al igual que Bonifacio IX (1389-1404) en la Bula Papal Ab origine mundi, par. 39 (7 Oct 1391). Más adelante fueron examinadas en el Concilio de Constanza (1414-18) y en el Concilio de Basilea (1431-49), juzgándolas ambas conforme a la fe católica; Las Revelaciones también fueron defendidas fuertemente por numerosos teólogos altamente respetados, incluyendo Jean Gerson (1363-1429), Canciller de la Universidad de París y el Cardenal Juan de Torquemada (1388-1468).

Las Profecías y Revelaciones de Santa Brígida de Suecia

Santa Brígida nació dentro de una familia noble y adinerada. Su familia era buena dentro de su fe, de acuerdo a nuestro Señor Jesucristo, y ellos dieron muchas de sus riquezas para el surgimiento de iglesias y monasterios; también dieron mucho a los pobres. Una vez, a la edad de diez años, ella vio al Señor crucificado y el Señor Jesucristo le dijo: “¡Mirad cómo sufro”!” Ella pensó que había sucedido en ese momento y le respondió: “O Señor, ¿quién os ha hecho esto?” El Señor le respondió: “Aquellos quienes me desdeñan y que olvidan mi gran amor.” Cuando su esposo murió ella se hizo monja y regaló todas sus riquezas. Al día de hoy, todas sus profecías se han cumplido y todavía quedan algunas por cumplir.

Por favor no olviden de leer todos los días estas revelaciones de Santa Brígida, así como otras escrituras de Dios para crecer en el espíritu y la virtud, ya que el demonio estará haciendo todo en su poder para hacer que dejen de leer la palabra de Dios y así se les olvide y caigan en pecado. No se les olvide imprimir copias de estas grandes revelaciones para que siempre las tengan a mano cuando ocurran los grandes desastres que la Santa Biblia advierte pasarán, para que no confíen (por ejemplo) en la electricidad, la cual no siempre estará disponible.

Este libro es un espejo en el cual el alma puede ver sus manchas y aprender lo que le complace a Dios, así como lo que le disgusta. Lea este libro una y otra vez y aprenderá cómo debe amar a Dios y a su prójimo, aborrecer lo mundano y transitorio, esforzándose para obtener lo sempiterno y celestial, soportando por Cristo las adversidades de este mundo y aborreciendo su prosperidad y las tentaciones, agradeciéndole a Dios en la enfermedad, sin sentir orgullo por la buena salud, no volviéndose presuntuoso con la buena fortuna ni abatido durante las pruebas.

San Louis De Montfort (+1710): “Bendito Alan de Roche, que era tan profundamente devoto de la Santísima Virgen, tuvo muchas revelaciones por parte de ella y sabemos que él confirmó la veracidad de estas revelaciones por medio de solemne juramento. Sobresalen tres de ellas con especial énfasis: la primera, que si las personas fracasan en recitar el ‘Ave María’ (la salutación angélica que ha salvado al mundo – Lucas 1:28) por descuido o porque son tibios, o porque la odian, ésta es una señal que probablemente y ciertamente en un corto tiempo serán condenados al castigo eterno.”

Altamente recomendamos que se recen diariamente las 15 décadas del Rosario. En sus mensajes en Fátima, Nuestra Señora hizo énfasis repetidamente en la importancia de rezar el Rosario todos los días. Hasta dijo que Francisco tendría que rezar ‘muchos Rosarios’ antes de poder ir al Cielo. Deberían darle prioridad a la lectura de la palabra de Dios y a rezar antes de cualquier otra actividad, para poder crecer en el espíritu. Rezar las 15 décadas del Rosario todos los días puede realizarse de varias maneras. Sin embargo, para muchos se realiza mejor al rezar una parte del Rosario en diversos momentos del día, por ejemplo, los misterios gozosos por la mañana, los misterios dolorosas a medio día y los misterios gloriosos por las noches. El ‘Salve Regina’ sólo tiene que rezarse al final del Rosario completo todos los días. Una parte esencial del Rosario es la meditación sobre los misterios, episodios en la vida de Nuestro Señor y Nuestra Señora. Esto significa pensar al respecto, visualizarlos, tomando en cuenta las gracias y los méritos que se exhiben en ellos y usarlos como inspiración para conocer mejor a Dios y amarlo. También es común enfocarse en una virtud específica con cada uno de los misterios (ver: Cómo Rezar el Rosario).

Nuestra Señora a Santo Domingo (1214): “Domingo, ¿sabes qué arma desea la Santísima Trinidad que se use para reformar el mundo? ‘Oh, mi Señora,’ respondió Santo Domingo, ‘vosotros lo sabéis mejor que yo...’ Entonces respondió Nuestra Señora: ‘Quiero que sepas que, en esta clase de contienda armada, el ariete siempre ha sido el Salterio Angélico (el Rosario), el cual es la piedra angular del Nuevo Testamento. Por lo tanto, si deseas llegar a estas almas endurecidas y ganárselas a Dios, predica mi Salterio (el Rosario).” (El Secreto del Rosario, p. 18.)

“Desde que el Bendito Alan de la Roche volvió a establecer esta devoción, la voz del pueblo, la cual es la voz de Dios, lo llamó “El Rosario”. La palabra Rosario significa “Corona de Rosas”, es decir que cada vez que las personas recitan el Rosario con devoción, colocan una corona de ciento cincuenta y tres rosas rojas y dieciséis rosas blancas sobre las cabezas de Jesús y María. Siendo flores celestiales, estas rosas nunca se destiñen ni pierden su exquisita belleza. En verdad, ¡ellas quedarán delante de ustedes por toda la eternidad y les traerán felicidad y deleite! Nuestra Señora ha mostrado su total aprobación con el nombre de Rosario; ella le reveló a varias personas que cada vez que rezan un Ave María le están dando una bella rosa y que cada Rosario completo le hace una corona de rosas.
El conocido jesuita, hermano Alfonso Rodríguez, rezaba su Rosario con tal fervor que a menudo veía que de su boca salía una rosa roja con cada Padre Nuestro y una rosa blanca con cada Ave María. Las rosas rojas y blancas eran igual en belleza y fragancia, siendo su color la única diferencia.
Las crónicas de San Francisco cuentan de un fraile joven que tenía una costumbre digna de alabanza de rezar la corona de Nuestra Señora (el Rosario) todos los días antes de la cena. Un día, por alguna razón u otra, no pudo rezarlo. La campana del refectorio ya había sonado cuando le pidió al Superior que le permitiese rezarlo antes de llegar a la mesa y, habiendo obtenido el permiso se retiró a su celda a rezar.
Después de haberse ido un largo rato, el Superior envió a otro fraile a llamarlo y lo encontró en su habitación bañado en una luz celestial viendo a Nuestra Señora, quien tenía dos ángeles con ella. Bellas rosas seguían saliendo de su boca con cada Ave María; los ángeles las tomaban una por una y las colocaban sobre la cabeza de Nuestra Señora y ella las aceptaba con una sonrisa.
Finalmente, otros dos frailes que habían sido enviados para averiguar qué les pasaba a los primeros dos, vieron la misma bella escena y Nuestra Señora no se fue hasta que se había rezado todo el Rosario.”
(El Secreto del Rosario por San Louis De Montfort)

“Mostradme un camino nuevo hacia nuestro Señor, pavimentadlo con todos los méritos de los santos, adornadlo con sus virtudes heroicas, iluminadlo y realzadlo con el esplendor y belleza de los ángeles, poned a todos los ángeles y santos allí para guiar y proteger a aquellos que desean seguirlo. Dadme dicho camino y ciertamente, ciertamente, lo digo audazmente – y digo la verdad – que en vez de este camino, a pesar de lo perfecto que pueda ser, aún así escogería la manera inmaculada de María. Es una manera, un camino sin mancha ni mancilla, sin pecado original ni pecado real, sin sombra ni oscuridad”.
(La verdadera devoción a María por San Louis De Montfort)

También les recomendamos que lean la Palabra de Dios (la Biblia Católica) y los Libros Católicos por lo menos una o dos horas todos los días hasta la hora de sus muertes, si esto fuese posible. Si no leen suficientemente todos los días, sus oraciones llegarán a ser vacías ya que una persona ignorante no sabe qué pedir y rezar en cuanto a virtudes y bendiciones espirituales. Si no pueden hacer esto inmediatamente, deberían lentamente pero con toda seguridad, dar pasos para llegar a este punto, haciendo una resolución en sus corazones de nunca leer o rezar menos de lo que han decidido. Entonces, cuando se hayan acostumbrado a una lectura de, digamos, una hora y una hora diaria de rezos, lentamente pueden tratar de sumar más hasta que hayan alcanzado su meta. Es mucho más sabio hacerlo de esta manera y la meta se alcanzará de manera mucho más fácil. Los ejercicios espirituales son como muchas de las actividades del mundo: entre más práctica se tiene, mejor nos ponemos. La mejor hora para la oración es por la mañana ya que la mente está más despejada de discusiones y pensamientos mundanos, de tal manera que les aconsejamos que siempre dediquen tiempo al Rosario por las mañanas. El Rosario es el arma más poderosa que existe en contra del demonio y aquellos que lo desatienden ciertamente estarán eternamente arrepentidos de rehusar honrar a Nuestra Señora ¡como ella lo merece! Pienso y reflexiono sobre la grandeza que es poder hablar en cualquier momento que queremos con el Dios de toda la creación y con Su Madre. Es casi imposible que un hombre pueda hablar con un rey o reina de este mundo y, sin embargo, el Rey de reyes y su amada Madre escuchan todas sus palabras. En verdad les digo, que aún una palabra de oración tiene más valor que todo el oro y las joyas y una cantidad infinita de universos, porque todos perecerán pero las palabras de Dios nunca perecerán. Piensen sobre cuánto se concentrarían y cuánto pelearían contra pensamientos distractores si alguien les dijera que obtendrían 10,000 dólares o un vehículo nuevo si rezaran un Rosario con total concentración y sin ceder a pensamientos distractores. Este ejemplo nos debería dar vergüenza ya que los humanos somos, por nuestra propia naturaleza, malvados de corazón y estamos inclinados a buscar escoria en vez de oro (cosas mundanas en vez de aquellas celestiales). Todos deberíamos de tratar de recordar este ejemplo y entonces todos podremos rezar mejor, ¡lo cual nos traerá una recompensa celestial perdurable! Los demonios se concentran excesivamente mucho en tres maneras para lograr que una persona aborrezca la oración: tratan de hacerlos aborrecerla o que tengan dificultad en concentrarse cuando rezan o que recen solo un poquito; porque saben que la oración es la única manera hacia la salvación. Los aparatos actuales que usan los demonios para distraerlos y llevarlos al infierno son obviamente los medios (radio, música y televisión) y video juegos, etc. mundanos, profanos y perversos, pero los pecados como son la lujuria de la carne, la vanidad, vestimenta inmodesta, glotonería y superfluidad, avaricia y orgullo, entre otros, también les dan más poder sobre la mente ya que la persona busca las comodidades mundanas en vez de las celestiales.

San Alfonso (1760): “Para la vida espiritual, la lectura de los libros santos es quizá tan útil como la oración mental. San Bernardo dice que la lectura nos instruye inmediatamente en oración y en la práctica de la virtud. Por lo tanto, concluyó que la lectura espiritual y la oración son las armas por medio de las cuales se conquista el infierno y se gana el paraíso... Por lo tanto, solía decir San Atanasio, no encontramos devotos al servicio del Señor que no hayan practicado también la lectura espiritual.” (T.S., p. 513)
‘Por lo tanto, hijos, mantengamos nuestra disciplina firme y no seamos negligentes. Porque en ella el Señor es nuestro compañero de trabajo, tal como está escrito, "todos aquellos que escogen el bien, Dios trabaja con ellos por el bien." Pero para evitar ser incautos, es bueno tomar en cuenta la palabra del Apóstol, “Muero diariamente”. Porque si nosotros también vivimos como si muriésemos diariamente, no pecaremos. Y el significado de ese dicho es que a medida que nos levantamos todos los días deberíamos pensar que no vamos a llegar a la noche; y nuevamente, cuando estamos por acostarnos deberíamos pensar que no amaneceremos. Porque nuestra vida es naturalmente incierta y la Providencia nos la designa diariamente. Pero ordenando así nuestra vida diaria, no caeremos en pecado ni tendremos lujuria por nada, ni abrigaremos ira contra nadie, ni acumularemos tesoros en este mundo. Porque, como si estuviésemos bajo una expectativa diaria de la muerte, no tendremos riqueza y les perdonaremos todas las cosas a todos los hombres y tampoco retendremos el deseo de mujeres ni de otro placer inmundo. En vez, nos alejaremos de ello como algo pasado, esforzándonos siempre y ansiando el día del Juicio. Porque el miedo mayor y el peligro de tormento destruye siempre la tranquilidad del placer y coloca el alma como si fuese a caer. ‘Por lo tanto, habiéndose iniciado ya y dirigido hacia la virtud, esforcémonos más para obtener aquellas cosas que son primero. Y que nadie retorne a las cosas dejadas atrás, como la esposa de Lot, más aún porque el Señor dijo, “Ningún hombre, habiendo tomado el azadón y regresado está apto para el reino del cielo.
(San Atanasio, La Vida de Antonio)

Los católicos también deben comprender que pocos son los salvados. Nuestro Señor Jesucristo reveló que el camino al Cielo es recto y angosto y muy pocos lo encuentran, mientras que el camino al infierno es ancho y lo toma la mayoría (Mateo 7:13).

Mateo 7:13- “Entrad por la puerta angosta, porque la puerta ancha y el camino espacioso son los que conducen a la perdición y son muchos los que entran por él. ¡Oh, qué angosta es la puerta y cuán estrecha la senda que conduce a la vida eternal, y qué pocos son los que atinan con ella!”

Lucas 13:24- “Esforzaos a entrar por la puerta angosta; porque os aseguro que muchos buscarán cómo entrar y no podrán.”

La escritura también enseña que casi todo el mundo está en tinieblas, tanto así que Satanás es llamado el “príncipe” (Juan 12:31) y “dios” (2 Cor. 4:3) de este mundo.

Juan 1, 5:19- “Sabemos que somos de Dios, al paso que el mundo todo está poseído del mal espíritu.”

Es un triste hecho de la historia que la mayoría de las personas en el mundo son de mala voluntad y no desean la verdad. Es por eso que la mayor parte del mundo está en tinieblas y está sobre el camino a la perdición. Este ha sido el caso casi desde el principio. Hubo un caso cuando únicamente ocho almas de la población completa del mundo (Noe y su familia) escaparon de la ira de Dios en el diluvio que cubrió el mundo entero y cuando los israelitas rechazaron la ley de Dios y cayeron en idolatría una y otra vez. Únicamente dos hombres de toda la población israelita (Josué y Caleb) llegaron a la tierra prometida, ya que las personas se opusieron a Dios una y otra vez, ¡a pesar que habían visto tales milagros como nunca antes había visto el mundo!

San Leonardo de Puerto Maurice [A.D. 1676-1751], en relación a los pocos salvados: “Después de consultar a todos los teólogos y de efectuar un diligente estudio del asunto, él [Suarez] escribió, ‘El sentimiento más común que entre católicos se mantiene es que hay más almas condenadas que las almas predestinadas.’  Añadiendo la autoridad de los padres griegos y latinos a lo de los teólogos, usted verá que casi todos dicen la misma cosa. Este es el sentir de San Teodoro, San Basilio, San Efrén, San Juan Crisóstomo. Es más, de acuerdo a Baronius era una opinión común entre los Padres griegos que esta verdad fue expresamente revelada a San Simeón Estilita y que después de esta revelación, para asegurar su salvación, él decidió vivir de pie sobre un pilar durante cuarenta años, expuesto al clima, un modelo de penitencia y santidad para todos. Ahora, consultemos con los Padres latinos. Escucharán a San Gregorio diciendo claramente, “Muchos se atienen a la fe pero pocos al reino celestial.” San Anselmo declara, “Pocos son los que son salvados.” San Agustín declara aún más claramente, “Por lo tanto, pocos son salvados en comparación a aquellos condenados.” Sin embargo, lo más aterrorizante es lo de San Jerónimo. Al final de su vida, en presencia de sus discípulos, dijo estas espantosas palabras: “De cien mil personas cuyas vidas siempre han sido malas, encontraréis apenas una que sea digna de indulgencia."

La visión del Archidiácono de Lyon, quien falleció el mismo día que San Bernardo (1153): "Sabed, Monseñor, que en la mismísima hora en que morí, también murieron treinta y tres mil personas. De este número, Bernardo y yo nos fuimos al Cielo sin demora, tres se fueron al purgatorio y todos los demás cayeron al Infierno." (Según le fue contado a San Vicente Ferrer).
Piensen sobre cómo la mayor parte de toda Europa era completamente católica en este entonces y los reinos consideraban a las religiones falsas fuera de ley, lo que hace este momento en el tiempo mucho más beneficioso espiritualmente para las almas que lo que se ve hoy en día! Si fueron salvadas tan pocas personas en ese entonces, ¿cuántas se salvarían ahora? ¡Solo podemos estremecernos y llorar con tan solo pensarlo!

Cristo, hablando sobre todos los monjes del mundo y sobre los pocos de ellos que se salvan del infierno: “En verdad son esclavos y hay muy pocos diferentes, ¡tan pocos que casi no se puede encontrar a uno entre cien!”
(Las Profecías y Revelaciones de Santa Brígida, Libro 6 – Capítulo 35)
Cristo dice que ni siquiera uno entre cien monjes se salvará, ¡cuántas personas normales, que ni siquiera tratan de renunciar al mundo y sus placeres, creen que se salvarán! Tristemente, ¡únicamente la muerte y el infierno servirán para despertar a la mayoría de las personas que leen esto! ¡Leerán esto y entonces continuarán en la holgazanería y mundanalidad, o tendrán un fervor espiritual de corta duración que se enfriará a medida que pasa el tiempo! ¡Rezamos con lágrimas en los ojos para que ustedes no sean uno de esos Judas que sufrirá en el infierno por toda la eternidad!

“El infierno es tan caliente por dentro que si el mundo entero y todo lo que contiene estuviesen incendiados, no se podría comparar a esa caldera tan vasta. Las diversas voces que se escuchan en la caldera hablarán en contra de Dios. Estas voces comienzan y terminan sus diálogos con lamentos. Las almas se parecen a las personas cuyas extremidades son estiradas por siempre sin alivio ni pausa.”
(Las Profecías y Revelaciones de Santa Brígida, Libro 4 – Capítulo 7)

“Nicolás de Niza, hablando sobre el fuego del Infierno dice que nada sobre la tierra podría dar una idea del mismo. Agrega que si se cortasen todos los árboles de los bosques, se apilaran en un vasto montículo y se incendiasen, esta hoguera terrible no sería ni una chispa del Infierno.”

“Ya que el pecado más pequeño y codiciado es suficiente para condenar a cualquiera que no se arrepienta fuera del reino del Cielo.”
(Las Profecías y Revelaciones de Santa Brígida, Libro 1, Capítulo 32)

“Otros cristianos aceptaron de fe el Infierno porque Cristo había dicho repetidamente y con énfasis solemne que existe un Infierno, pero Jacinta lo vio; y una vez ella captó y comprendió la idea que la justicia de Dios es la contraparte de su misericordia y que debe de existir un Infierno si ha de existir un Cielo, nada parece ser tan importante para ella excepto el salvar a tantas almas como sea posible de los horrores que ella había visto bajo las manos radiantes de la Reina del Cielo. Nada podría ser tan difícil, nada demasiado pequeño o demasiado grande como para darse por vencido.”
(Nuestra Señora de Fátima, p. 89)

A continuación se encuentra una cita interesante de San Alfonso en relación a la idea de la conversión a la Fe Católica al final de la vida. A pesar que son posibles estas clases de conversiones, son extremadamente raras. San Alfonso declara que estas clases de conversiones proceden de la necesidad y que sería muy difícil para Dios perdonar a dicha persona:
Aquel que viva en pecado hasta el día de su muerte morirá en pecado. “Vendréis a morir a vuestro pecado.” (Juan 8:21.) Es verdad que, en cualquier hora en que se convierta el pecador, Dios promete perdonarlo; pero Dios no le ha prometido a pecador alguno la gracia de conversión en la hora de la muerte. “Buscad al Señor mientras pueda ser hallado.” (Isaías 55:6.) Entonces, para algunos pecadores habrá un momento en el cual buscarán a Dios y no lo encontrarán. “Vosotros me buscaréis y no me hallaréis.” (Juan 7:34.) Los seres infelices se confesarán en la hora de la muerte; prometerán y llorarán y le pedirán a Dios misericordia, pero sin saber lo que hacen. Un hombre que se ve a sí mismo bajo los pies de un adversario que le tiene una daga al cuello, derramará lágrimas, pedirá perdón y prometerá servir a su enemigo como esclavo durante el resto de su vida. Pero ¿le creerá el enemigo? No; estará convencido que sus palabras no son sinceras – que su objetivo es escapar de sus manos y que, si lo llegase a perdonar, se volverá más hostil todavía. De igual manera, cómo puede Dios perdonar al pecador moribundo cuando ve que todos sus actos de arrepentimiento y pesar, así como todas sus promesas, proceden no del corazón sino del terror a la muerte y a una condenación que se avecina.”
(Sermón 38: Sobre la muerte del pecador, par. 8)

A muchas personas hoy en día no les interesa ayudar a otras almas. Desperdician su tiempo viendo la televisión mundana, las series, las películas, jugar videos y buscar únicamente los placeres mundanos en vez de salvar su propia alma y aquellas de las demás personas. No pasan ni siquiera una hora al día tratando de salvar su persona y a otras del fuego eterno del infierno. Estos pecadores desalmados no entrarán al cielo porque realmente no les importan las almas de los demás, sino únicamente lo que podría ser su próximo placer o disfrute. (Mateo. 12:30) ¡Seguramente Nuestro Señor los lanzará al fuego eterno del infierno por su falta de caridad!
Imagínense ver que su amigo o miembro de la familia es torturado sin misericordia y sin poderlo prevenir. La mayoría de las personas haría casi cualquier cosa para prevenir que suceda esta situación. Sin embargo, esto es exactamente lo que sucederá a menos que haga un esfuerzo para salvar a su amigo. (Mateo 7:13-14) De manera que si usted realmente se preocupa por su familia y amigos, por favor cuénteles sobre la Palabra de Dios y sobre las grandes Revelaciones de Santa Brígida. Un alma tiene más valor que una cantidad infinita de universos, porque el universo material dejará de existir, pero el alma de su amigo nunca dejará de existir. Siempre recuerde: Un verdadero amigo es aquel que dice la verdad. Como católico, se tiene la obligación de intentar convertir a los amigos y a los miembros de la familia. Así, si una persona está completamente ignorante en cuanto a lo que cree su amigo, entonces esa persona no está evangelizando de la manera en que debiera evangelizar. Por lo tanto, ¡invitemos a las personas a la fiesta matrimonial de nuestro Señor, tal y como El nos lo ha mandado! Si estamos satisfechos en que tenemos la fe pero no somos fervorosos en divulgarla a los demás, ¿cómo esperamos ser salvados?

Si pueden hacerlo, por favor hagan una donación en nombre de nuestro Señor Jesucristo para ayudarnos a divulgar a nivel mundial las Profecías y Revelaciones de Santa Brígida de Suecia y la verdadera Fe Cristiana para salvar las almas de nuestros amados hermanos y hermanas. Para poder alcanzar esta meta, con su ayuda, necesitamos una ayuda financiera para llegar a las personas, publicar estos libros en distintos idiomas y mucho más. Humildemente les pedimos que nos ayuden desde la abundancia de sus almas a salvar las almas del fuego eterno del infierno. Su apoyo financiero podría posiblemente hacer parte de la diferencia en cuanto en dónde pasará una persona la eternidad.
Está escrito: “Y cualquiera que dé a uno de estos pequeñitos un vaso de agua fría solamente, por cuanto es discípulo, de cierto os digo que no perderá su recompensa.” (Mateo 10:42)

Necesitamos Tú Ayuda, haz una Donación aquí por favor.
¡También necesitamos sus oraciones! ¡Oramos para que Dios los bendiga a todos y les fortalezca su vida espiritual por medio de sus preciosas palabras que se encuentran en las Revelaciones de Santa Brígida!

¿Te gustaría contactar con nosotros? Por favor, envíanos un correo electrónico a http://www.prophecyfilm.com/contact/ (Si puedes, escribe en inglés por favor).

Vídeos Gratis
www.Santos-Catolicos.com
¡DVDs, Artículos y Libros Gratis!
FREE DVDS & VIDEOS
WATCH & DOWNLOAD ALL OUR DVDS & VIDEOS FOR FREE!